Economía

Bancos, la usura de siempre

Viñeta cómica sobre la usura bancariaUn banco es una institución de tipo financiero que por un lado administra el dinero que les deja en custodia sus clientes y por el otro utiliza este para prestárselo a otros individuos o empresas aplicándoles un interés y que es una de las variadas formas que tiene de hacer negocios e ir ampliando el dinero de sus arcas.

He buscado en Google, por si encontraba una definición mejor que la que yo iba a colocar en el post, y he encontrado esta que me ha parecido más ocurrente, sobre todo por el concluyente final:  “e ir ampliando el dinero de sus arcas”.

Pero además ya incumplen, en muchísimos casos, uno de sus objetivos recogidos en la definición. Prestar dinero a cambio de un interés. No se atreven. Están tan acojonados por la que se les viene encima que prefieren nadar y guardar la ropa, conscientes del brutal daño que están haciendo a nuestra economía. No les han bastado las ayudas que desde el Estado les han proporcionado. Los avales, la compra de sus activos tóxicos, la inyección de euros. Todo lo han empleado para amortizar, en buena medida, sus vencimientos de deuda. Y el Estado, pobre iluso, esperaba que parte de ese dinero lo empleasen para dar crédito a los particulares y así reactivar el consumo. Y a las empresas para que pudieran seguir con su actividad.

Durante unos días, los bancos fueron presionados desde el gobierno de Zapatero. Solo duró unos días. Desde entonces nadie ha vuelto a abrir el pico. ¿Por qué?

Un Estado, cuando ve que sus recursos se han agotado y tiene que seguir pagando, emite deuda pública. Lógicamente alguien tiene que comprarla. El Estado espera que lanzada esa deuda a los mercados, algunos particulares, empresas de aquí y allá y otros Estados la compren. Pero no amigos. Nadie la compra. Y no la compran porque ya no se fían de España. Piensan que llegado el vencimiento de la deuda que han comprado a España, ésta no les pueda reintegrar ni los intereses ni el capital invertido. Entonces el Estado, que tiene la necesidad imperiosa de obtener dinero para seguir pagando, recurre a los que antes ha favorecido. Los bancos. Y estos que son más  listos que el hambre, más usureros que la vieja avara de la magistral novela Crimen y Castigo de Fiódor Dostoyevsky,  los que ven antes que nadie una bicoca que les puede reportar mucho dinero piden dinero al Banco Central Europeo, éste se los concede a un 1% y con ese dinero compran deuda pública del Estado cobrando un interés del 3%. Negocio redondo. A cambio, como son los únicos que compran la deuda, se aseguran el silencio del gobierno además de obtener grandes beneficios. Ya nadie,  ni desde el gobierno ni desde el partido mayoritario de la oposición les presionará para que inyecten dinero en la economía española. Zapatero en una reunión con banqueros

Cada día cierran 1000 empresas. Cada día se añaden al paro todos los empleados de esas empresas. ¿Hasta dónde vamos a llegar? ¿Qué destino nos aguarda?

Las empresas, igual que los seres vivos, nacen (se constituyen), se reproducen (van creando riqueza a través de la venta de sus productos, los accionistas y sus empleados pueden vivir con dignidad) y mueren (la empresa desaparece) En la desaparición de una empresa, lo circunscribo al momento actual, influyen varios factores; uno podría ser que los productos que oferta a los consumidores han dejado de interesar, otro motivado por una fuerte competencia en su mismo sector a la que no es capaz de combatir, otro más podría ser una mala gestión de sus directivos o responsables, y otro más, lo que ocurre ahora, podría estar motivado por una crisis económica. Los consumidores se retraen y esperan mejores tiempos para efectuar sus compras. Todos estos motivos tienen su explicación porque estamos en un mercado libre capitalista y es lo que hay. Si juegas, puedes ganar o perder. El tiburón se come al pez.

Pero lo que no es de recibo, ni entendible, ni justo,  es lo que le sucede a empresas que están cerrando, están muriendo antes de tiempo porque no reciben financiación. Siguen con ventas parecidas a las que obtenían antes de la crisis, no han despedido a nadie o a casi nadie y sin embargo tienen que cerrar sus puertas.

¿Alguien lo puede explicar?

Categorías:Economía

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s