Sociedad

De este año no pasa

Empieza un nuevo año, atrás quedaron las fiestas de Navidad con los turrones y villancicos, Nochevieja con las uvas y la fiesta,  y con el nuevo año, muchos españoles y muchos millones más en todo el mundo volveremos a hacer propósitos de mejorar nuestras conductas, nuestros malos hábitos, aquello que siempre quisimos mejorar, cambiar, empezar, pero que casi nunca logramos, acabando por dejar nuestros objetivos para mejor ocasión. Nos decimos, transcurridos unos días o meses, que quizás no es el momento adecuado y propicio para hacerlo, e incluso en ocasiones ni siquiera empezamos a pesar de los buenos propósitos que nos hicimos unos días antes.

¿Por qué a principios de año y no en otra fecha? No tengo respuesta para esto, lo que sí parece evidente es que si realmente estamos decidido a hacerlo cualquier fecha es buena para ello si no nos engañamos a nosotros mismos con vagas excusas.

¿Cuáles son los propósitos y objetivos más comunes?

Dejar de fumar es uno de esos propósitos que parece imposible de lograr. Sin embargo muchos lo han conseguido. ¿Cuál es el secreto para lograrlo? ¿Fuerza de voluntad? ¿Decisión inequívoca de dejarlo? ¿Necesidad por motivos de salud?

¿Hay algún método o guía para nos sea más fácil lograr nuestro objetivo?  Los psicólogos coinciden en señalar varios factores como los responsables de que nuestros propósitos se queden pronto en el camino y terminemos abandonándolos. Señalo a continuación esos factores a juicio de ellos.

Motivación – No existe un convencimiento real y definido. La intención de cambiar responde muchas veces a un ataque repentino e incluso nos dejamos llevar por lo que nos rodea.  Si un día decidimos dejar de fumar lo hacemos porque todos dicen que es malo, no porque verdaderamente lo creamos o estemos convencidos.

Planificación –  Por lo general, no se evalúa el esfuerzo que supondrá poner en marcha una nueva iniciativa y qué medios e intensidad serán necesarios para ponerla en marcha.

Perseverancia –  Tomar una decisión no cuesta nada. Lo costoso es llevarlo a la práctica. La voluntad se puede ir relajando y fracasamos.

Análisis –  Antes de poner en marcha nuestro propósito es importante medir si nuestra motivación de cambio es sincera y cómo lo llevaremos  a cabo.

Concreción – Es conveniente plantearse pocos objetivos, que sean alcanzables y no demasiado ambiciosos. Tenemos tantas expectativas y queremos hacer tantas cosas que al final no llegamos a realizar ninguna.

Constancia –  Es fundamental, establecer una estrategia, tener un plan, e intentar ser constante para llevarlo a cabo.

Y si a pesar de todo no se consigue no os desaniméis, no hay que tirar la toalla. Hemos perdido una batalla pero no la guerra. Analizaremos porqué y en dónde hemos fallado. Y si realmente seguimos teniendo motivación para hacerlo no importa esperar al próximo 1 de enero, cualquier fecha es buena para lograrlo.

Suerte a todos. Y por favor si alguno lo consigue le rogaría nos dejara un comentario explicándonos su propósito y cómo lo consiguió.


Categorías:Sociedad

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s