Cine

Amerrika (Amreeka), de Cherien Dabis (Opinión)

Debe ser muy difícil adaptarse a un sitio nuevo cuando se está lejos de casa, más aún cuando se trata de un mundo totalmente distinto al tuyo con una cultura y costumbres opuestas. Si además es un ambiente en el que no eres bienvenido y te cierran todas las puertas, en lo único que piensas es en el hogar y volver con los tuyos, pero a veces, no te queda más remedio que luchar. Luchar por tu propia identidad, luchar por quien eres, estés donde estés.

Así se resume la historia de Muna, una mujer palestina que marcha a vivir a EE.UU. acompañada de su hijo, Fadi, para encontrar una vida mejor y la oportunidad de crear un nuevo hogar en el que poder conseguir nuevas esperanzas de futuro en el sueño americano. Pero el país, con mirada hostil a toda persona proveniente del Oriente Medio por los hechos ocurridos en el 11-S y la guerra de Irak, no hará si no hacer las cosas difíciles. Muna es una mujer de estudios, en Cisjordania trabajaba como administrativa en un banco, pero en América, a lo único que puede aspirar es a trabajar en una cadena de hamburgueserias y su hijo, inteligente y de buen corazón, deberá aprender la dura lección de lo que significa ser uno mismo, sea de donde seas y a que raza pertenezcas. Porque el hogar, es donde uno quiera que sea, siempre que sea acompañada de los tuyos.

La ópera prima de Cherien Dabis nos propone una historia simple, pero tierna, sobre las complicaciones de la inmigración que existe actualmente en consecuencia de la invasión de Irak que aún continúa a día de hoy. Nos propone la visión de dos mundos distintos y de cómo pueden convivir en armonía, el largo camino de superación para conseguir ser aceptado y de como nunca uno ha de perder el optimismo para alcanzar su objetivo. Todo ello realizando una buena mezcla de drama y de comedia en sus dosis justas. No se trata de una película para reír, porque su gracia está escondida en verdad tras el sufrimiento de sus personajes, pero utiliza bien ese recurso consiguiendo que incluso en los momentos más duros de la historia, no perdamos la sonrisa gracias al optimismo que tienen sus protagonistas, que es precisamente el elemento fundamental que pretende transmitir su argumento. Esa virtud que tiene la película, sin perder la calidad como drama que es, es conseguida gracias a la magnífica interpretación del personaje de Muna (Nisreen Faour), una mujer que simpatiza con el espectador desde el primer momento gracias a su carácter simpático, amable y tierno de su personaje y a una interpretación muy natural y creíble. Y ella, acompañada de un buen grupo de secundarios que aunque desconocidos en la gran pantalla consiguen crear un ambiente afable durante el metraje, da como resultado una película que aunque no original en su argumento por haber otras anteriormente estrenadas que nos recordarán a ésta, no creo que defraude a nadie en su mayoría.

La aparición más destacable y conocida es en este caso la de Hiam Abbas, que interpreta a Raghda, la hermana de la protagonista quien la ayuda durante su convivencia en América. Su última aparición fue en la película The Visitor acompañada de Richard Jenkins, película que fue nominada a los Oscar a mejor actor y que cuenta una historia no muy distante a Amerrika en su forma y que aprovecho también para recomendar.

Tengo la sensación de que Amerrika tiene posibilidades para posible nominación a los Oscar.

Categorías:Cine

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s