Economía

Jornada laboral y productividad

Tanto y tanto se ha hablado, durante los últimos dieciocho meses, sobre la reforma del mercado de trabajo, que todos conocemos, en mayor o menor medida, las diversas propuestas que se han planteado sin que hasta el momento ninguna haya obtenido, si exceptuamos los acuerdos sobre los salarios para los próximos tres años, el consenso necesario entre patronal y sindicatos que pueda ayudar a mitigar los efectos de la crisis y por ende, los del desempleo y el cierre de empresas.

Dieciocho meses de diálogo para sordos y propuestras disparatadas. Y mientras se reunían y dejaban de estar reunidos, el mercado laboral ha saltado por los aires. Seis millones de desempleados, casi la mitad de los jóvenes en paro, una cifra de contratos temporales de escándalo. Y decía lo de propuestas disparatadas porque disparatada es la última declaración de la CEOE y en concreto la del presidente de la comisión de economía de esta organización, José Luis Feijo, que sin inmutarse ha soltado que cuanto más caigan los salarios mayores son las posibilidades de aumentar el empleo. Este señor da juego, ya es el segundo post del blog en el que interviene, el anterior, los salarios no son los culpables, en el que recibió bastante estopa. Es que es muy radical, porque el angelito no sólo propone una bajada de salarios, lo más grave es lo que dice acto seguido, que no es otra cosa que una tomadura de pelo; propone bajar los salarios de los trabajadores y luego dice que con esto existen más posibilidades de que aumente el empleo. No te asegura que se aumentará, dice que existen más posibilidades, que a lo mejor, que puede. Lo dije y lo mantengo, un impresentable.

Menos mal que de tanto en cuanto, surge alguna voz que dice algo con coherencia y nos hace retomar la esperanza y la ilusión en que nuestro mercado laboral no vaya dejando un reguero de quiebras de empresas y desempleados.

Me refiero a las manifestaciones de Jaime Malet, presidente de la Cámara de Comercio Americana en España, que se une a las manifestaciones tantas veces reiteradas por estudios nacionales e internacionales sobre los horarios de trabajo en nuestro país.

Malet, responsable de una entidad que aglutina a 450 empresas americanas y también compañías españolas con intereses en América (entre ellas, las que integran el Ibex), con un millón de trabajadores y una facturación de 235.000 millones de euros, es decir, el 24% del Producto Interior Bruto, recuerda que “no hay ningún país del mundo occidental en el que los ciudadanos trabajen hasta tan tarde. Para muchos de nuestros asociados es inconcebible que se pare dos horas para comer, precisamente en el momento en el que se produce la mayor actividad comercial en el resto del mundo. Eso, claro, repercute en la productividad ya que cuando se para dos horas, luego se tarda mucho en recuperar el ritmo”, indica. Eso provoca, según los datos que maneja esta entidad, que el 44% de los trabajadores se vean obligados a prolongar, aún más su jornada laboral. “Estos horarios no son rentables y, además, agotan a los trabajadores”

Muchos son los estudios que apuntan en esta dirección aunque, por el momento, no han provocado ningún cambio en la organización empresarial. Un reciente estudio realizado por el Centre de Recerca Econòmica i Social de Catalunya para UGT vuelve a poner de manifiesto que los españoles son los únicos europeos con jornadas que comienzan sobre las 9 de la mañana y que se prolongan hasta las 8 de la tarde, a consecuencia de la larga parada impuesta para comer. En total, más de 45 horas a la semana. “Mientras en Europa, la tendencia de la última década ha sido trabajar menos, en España se ha ido incrementado el tiempo del trabajo, así como la jornadas atípicas, como los turnos de noche”, señala el citado informe. La Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles, que preside Ignacio Buqueras, calcula que los españoles trabajan de media 240 horas más al año que el resto de los europeos.

¿Habrá leído esto José Luis Feijo? Si lo ha leído o si ya lo sabía se le debería caer la cara de vergüenza. Feijo debería haber dicho; proponemos que se rebajen los salarios y a cambio ofrecemos una reducción de la jornada laboral e incentivos para los trabajadores en caso de alcanzarse unos determinados objetivos. Así sí, por ahí van los tiros. Por ahí se podría alcanzar un pacto para que nuestra economía fuese más productiva.

En la Europa de los 25, si exceptuamos a Grecia y Portugal, España ocupa el último lugar en cuanto a productividad. Sigue señalando Malet “que es increíble que en unos momentos de crisis como los que vivimos y en los que se están buscando fórmulas para reactivar la actividad económica los agentes implicados no planteen medidas de estas características para mejorar la productividad española, una acción que no costaría ni un euro”

En Francia la jornada laboral es de 35 horas semanales.

Estos horarios labores tan extensos y, a la vez, tan improductivos, repercuten negativamente en el trabajador que ve cómo su día a día discurre dedicado exclusivamente al trabajo. No hay tiempo para la vida personal o familiar, lo que de inmediato se traduce en insatisfacción y, en muchos casos, estrés.

No sólo los horarios laborales son la causa de la baja productividad, yo señalaría también otros factores determinantes, como la organización del trabajo, la formación de los trabajadores, la inversión en medios productivos, la motivación y seguramente otros. Pero todos esos factores dependen exclusivamente del empresario, a éste le compete, sólo a él, pero pasa.

Categorías:Economía

Tagged as: ,

7 replies »

  1. El señor ignacio buqueras no dice del todo la verdad.
    El está a favor de una conciliación solo a para la gente que trabaja en la oficina.Pero… ¿y los que trabajamos en los centros comerciales?.¿no tenemos tambien derecho a una conciliacion familiar y laboral los domingos y festivos?. Este señor ya dijo en algunos medios que el esta a favor de la apertura de los centros comerciales todos los dias.Señor buqueras se le ve el plumero y no MIENTA.
    Usted solo mira por unos pocos.
    No a la pertura de los centros comerciales ni Domingos ni Festivos. por una conciliacion PARA TODOS

    Me gusta

    • Totalmente de acuerdo Javier, si al final, entre todos, conseguimos una jornada laboral para que entre otras cosas se produzca la conciliación entra la vida laboral y familiar, debe ser para todos. Tampoco soy partidario de la apertura de centros comerciales en domingos y festivos. Todos deberíamos tener los mismos derechos. Con la salvedad, claro está de trabajadores de urgencias, emergencias y centros de ocio.
      Gracias por tu comentario Javier.
      Un abrazo

      Me gusta

  2. Excelente artículo. Qué bien lo expresas todo, con claridad y sencillez, así se puede entender muy bien lo que está pasando. Sin hacer mucho esfuerzo mental por comprender lo que dices.

    Y arroja mucha luz, pues yo tenía ganas de venirme a España, concretamente a Barcelona, pero así…mejor me lo pienso mejor.

    Y sí, es una burrada lo que el tal Jose Luis Feijo, de verdad! Vergüenza debería darle. En qué cabeza cabe? Encima de la depresión del trabajador por el incómodo horario y el salario que alcanza poco con el alto costo de la vida, bajarlo!?Impresentable es un piropo, para ese señor que hay que ver la guasa que tiene.

    Bueno, un saludo.
    Andri

    Ps:Muy interesante y muy luminoso tu artículo!

    Me gusta

  3. Yo he tenido la suerte de probar la jornada de 35h en un proyecto para un Ministerio, y tengo la experiencia de haber probado de primera mano lo mucho que mejoraba nuestra productividad frente a la jornada habitual de 8h con 1h para comer.

    Además del bienestar, que también ayuda a la hora de trabajar, que se genera cuando llegas a casa a las 16h, comes y tienes toda la tarde para disfrutar de tu vida y los tuyos.

    Pero eso no entra en la cabeza de personas que, precisamente, son los últimos en llegar y los que más prolongan sus días laborales.
    Porque curiosamente, los que más están en contra de las jornadas intensivas son los que habitualmente llegan a las 10, se tiran dos horas comiendo y luego no se van hasta las 20h-21h.

    Me gusta

  4. La solución es difícil. desde luego bajar los salarios no me parece una alternativa, podríamos hablar todos de productividad real, esforzarnos en reducir el absentismo y las paradas intermitentes que todo el mundo hace (cafe,cigarillo,charla,email,etc).
    Desde luego la solución no es, bajar los días por despido, ni el salario, al contrario el empresario debe empezar a pensar de una forma responsable, invirtiendo en la empresa y en su personal, para a la larga obtener una ventaja frente a sus competidores.
    Buen post, saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s