Economía

España no es Grecia; pero casi

Quién emprende un negocio sin conocer todos los aspectos del mismo, verá volar su dinero como las moscas

Que todos entendamos el significado de deuda y como se traslada a nuestras vidas, es fundamental para que comprendamos la extrema gravedad de lo que está aconteciendo en muchos países, el nuestro incluido, y la manera en que nos afectará en mayor o menor medida en los próximos años según los derroteros que tome y la suerte que nos acompañe.

Para empezar, imaginaros que el Estado Español es una Empresa privada de las muchas que existen, de hecho existen muchos paralelismos entre Estado y Empresa y más tarde los veréis reflejados sobre estas líneas. Pues bien, ¿cómo se debe plantear un empresario la estrategia a seguir para conseguir que su empresa funcione y obtener el éxito?

Si preguntáramos a cualquier empresario cuál es el objetivo de la existencia de la empresa, muchos ejecutivos responderían que el de “obtener beneficios” o el de “continuar funcionando” y, ciertamente, a largo plazo, estos dos objetivos son casi el mismo. Es decir, para que la empresa pueda sobrevivir a largo plazo debe generar una cantidad de ingresos superior a los gastos, que permita reemplazar su activo (maquinaria, útiles, elementos de transporte y otros), mejorar las condiciones de trabajo de sus empleados, obtener un rendimiento adecuado para el capital de los accionistas y proporcionar un superavit que contribuya al crecimiento de la empresa en una situación inflacionaria. La supervivencia y el crecimiento a largo plazo dependen, pues, de la generación continua de cierta cantidad de beneficios. Los objetivos a largo plazo o los planes de crecimiento siempre hacen alguna referencia al beneficio. Pero ¿se deduce de ello que el beneficio es el objetivo también a corto plazo? Por una parte tan necesario es obtener beneficio a corto plazo como a largo plazo, pero, por otra, a corto plazo hay algo más apremiante que la necesidad de obtener beneficio. Lo más importante a corto plazo es, ni más ni menos, seguir funcionando, es decir, evitar la quiebra. La dirección de la empresa debe asegurarse al menos que la empresa no entre en quiebra a corto plazo si desea que ésta viva para recoger los frutos del beneficio a largo plazo.

La quiebra se produce cuando la empresa se queda sin fondos y es incapaz de hacer frente a sus obligaciones de pago a su vencimiento, es decir, cuando los ingresos no son suficientes o no se reciben a tiempo para hacer frente a los pagos. La quiebra, es desde luego, el caso extremo, pero, incluso sin llegar a este punto, la empresa puede sufrir una fuerte escasez de fondos y verse forzada a aceptar considerables restricciones a su libertad de movimientos. La falta de fondos no es, desde luego, tan desastrosa para la empresa como la insolvencia, pero, supone también una situación crítica. El objetivo de la gestión es, pues, asegurar la entrada de fondos en cantidad suficiente y a su debido tiempo para poder hacer frente a las obligaciones de pago. Así de simple. Y,  a pesar de ello, las empresas quiebran.

Si ahora nos fijamos en el Estado, convendréis conmigo en la similitud de sus objetivos. El que nos ocupa, la generación de ingresos superior a los gastos es el principal reto que se debe trazar cualquier Estado para que éste siga funcionando a corto y largo plazo.

¿Puede un Estado entrar en quiebra? Si, cuando los gastos superan a los ingresos, los estados emiten deuda pública que comprada por inversores de todo el mundo permiten a éste seguir sufragando los gastos de sanidad, pensiones, desempleo y otros. El Estado emisor de la deuda se compromete a devolver al inversor la cantidad recibida en cinco o diez años, más los correspondientes intereses pactados en el momento de la compra. Es una rueda, gastas y emites nueva deuda que te van comprando, pero las cuentas siguen sin cuadrar, los gastos siguen siendo superiores a los ingresos y sobreviene la gran “default” el Estado no puede cumplir con los compromisos de pago y los inversores le dan la espalda.

Estos días se habla mucho sobre los problemas de Grecia y su deuda y efectivamente a este país le ha ocurrido lo que acabo de contar, los inversores ya no quieren comprar su deuda por temor a no cobrar y aquellos que aún compran exigen un interés del casi el triple del establecido para este tipo de operaciones.

Lo que inquieta de este problema, es que ya no es sólo Grecia, otros países se están contagiando y ya están pagando su deuda a un precio mucho mayor que de costumbre; Portugal (5%), Irlanda (4,7%), Reino Unido (4%), Italia y España (3,9%). Mientras, Alemania consigue financiarse pagando un 3%.

El encarecimiento de la deuda puede provocar que un país haga “default”, es decir, que no pueda pagar. Después de varios meses Grecia se ha rendido al fin y ha tenido que pedir ayuda por 45.000 millones de euros a sus socios comunitarios y al Fondo Monetario Internacional (FMI). Del “no somos Argentina” que se oía hace unos meses se ha pasado a tener la convinción de que hay Argentinas potenciales dentro de la zona Euro y es muy probable que se tenga que ayudar a otros países.  Con el permiso de Alemania que no está muy por la labor de ayudar a quién no ha seguido las reglas de juego marcadas en el tratado de Lisboa que en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento fija un límite máximo del 3% de déficit público y que ahora hay 20 países que lo incumplen. Alemania condiciona el plan de rescate a un nuevo plan de ajuste.

¿Y España? La frase España no es Grecia ha permitido por el momento capear el temporal pero la partida dista mucho de estar ganada. Con un déficit que figura entre los más altos de la Unión Europea, la dependencia casi total de los inversores foráneos y con el mayor desempleo de la zona Euro,  España debe esforzarse cada día para no ser medida con la misma vara que Grecia.

El monstruo de la deuda

Las principales señales de alarma vienen principalmente del déficit. De un superavit fiscal del 2,2% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2007 se ha pasado a un déficit del 11,2%, Grecia tiene casi un 14%. El crecimiento de la asignación para prestaciones por desempleo ha sido espectacular pasando en dos años de 30.000 millones de euros a más de 60.000 millones de euros, cifra mirada con mucho recelo por los analistas que ven como la cifra de desempleados no bajará significativamente en los próximos años, algunos incluso aseguran que subirá. Lo que de momento parece frenar a los analistas de considerar a España como otra Grecia es el nivel de deuda comparado con la zona euro, deuda que se prevé vaya en aumento durante 2011 y 2012.

Con estas cifras podemos decir sin faltar a la verdad que España no es Grecia; pero casi.

Vayámonos preparando por si las moscas

Buenas noches y feliz día.

Categorías:Economía

Tagged as: ,

1 reply »

  1. Lo primero, gracias por tu comentario.

    Lo segundo, hay que darte la razón. Lo que es increíble es que los señores economistas que trabajan en el Gobierno no sean capaces de ver algo tan evidente, y que sigamos con políticas que nos abocan a terminar como Grecia más tarde o más temprano.

    Quizás esperan algunos que ocurra algún ‘milagro’ que nos salve de la quiebra, pero lo veo realmente difícil. En los últimos 25 años los distintos Gobiernos han ido privatizando los ‘caramelos’ más golosos que tenía el Estado, consiguiendo así mucha financiación a cambio de Telefónica, Repsol, etc…
    Hoy, resulta que no queda casi nada que podamos privatizar, y la caja está vacía. Y lo poco que va entrando lo seguimos gastando en mantener a la gente en paro en sus casas, en lugar de usarlo de forma que realmente se consiga remontar el vuelo o generar empleo.

    Yo no soy economista, pero sí tengo por costumbre tirar de sentido común, por lo que me doy cuenta de que por este camino lo llevamos bien crudo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s