Economía

Ajuste injusto

La situación es difícil, es insensato ocultarlo. Asumo mi responsabilidad

Esta frase fue una de las que pronunció nuestro Presidente en el Congreso el pasado día 13, cuando desde la tribuna explicó las medidas que iba a adoptar su gobierno para combatir el déficit. Y es en esta frase donde se vislumbra de forma meridiana, todo lo acontecido en nuestro país desde unos meses antes de su victoria en las elecciones celebradas en marzo de 2008; sus continuas mentiras negando lo evidente, su insensatez no tomando ninguna medida de gran calado para combatir la crisis y su irresponsabilidad ante todos los españoles al no tomar con fuerza el timón, ser el líder que este país necesitaba y necesita y no cumplir su palabra, aquella palabra que dirigió a un simpatizante la noche que celebraba su victoria en marzo de 2004 “Zapatero, no nos defraudes” Nos ha defraudado a todos.

Zapatero no es responsable de todos los males que aquejan a España, de algunos, como el estallido de la burbuja inmobiliaria, sí lo es. La crisis llegó para todos los países, otros se pusieron raudos manos a la obra para mitigar sus efectos y salir cuanto antes de ella, él no tomó ninguna medida trascendente para combatirla. Nos ha devorado a todos y a él. Nosotros pagaremos un alto precio durante años, él ha perdido su crédito y su credibilidad como político. No concibo a Mariano Rajoy siendo el líder que necesita España, pero aún doliéndome mucho, he de reconocer que no puede hacerlo peor que Zapatero. Mala suerte, desde la salida de Felipe González , hemos tenido con nuestros políticos. Mala hornada, y en el horizonte ningún atisbo de mejora.

La situación es difícil ahora y lo era cuando mitineaba negando la crisis, cuando nos decía un primero de septiembre de 2007 “No hay ninguna repercusión directa en el mercado inmobiliario y en el sector financiero español. Nuestro sistema financiero, nuestras instituciones colectivas de crédito son las más solventes del mundo. El mensaje es de tranquilidad y confianza”

O cuando un once de septiembre de 2007 decía “En esta Champions League de las economías mundiales, España es la que más partidos gana, la que más goles marca y la menos goleada”

Todo eran fanfarronadas de mal político, de insensato, mentiroso e irresponsable ante la crisis. ¿No hizo nada bien? Vaya si hizo cosas bien. Su política social espléndida, lástima que en dos minutos de su intervención en el Congreso haya tirado gran parte por la borda. Ha cruzado la línea que él mismo prometió no traspasar jamás: el recorte en el gasto social. Le tocó ser el portavoz de las malas noticias, dirigidas precisamente a los colectivos que más ha cuidado en sus mensajes y en su política. Por eso se centró en la explicación de las circunstancias como causa última del cambio radical de rumbo: el elevado déficit, que hay que reducirlo del 11% al 3% antes de 2013, las dificultades de Grecia y los ataques especulativos contra el euro.

Tarea sumamente difícil, la del reducción del déficit, por no decir imposible, si no se hace un ajuste más severo y más riguroso que no tiene por qué afectar nuevamente al recorte en el gasto social. Camino para hacerlo hay si hay responsabilidad y sentido de estado.

Cito a continuación un extracto del último post publicado por Rosa Díez, lider de UPyD en su blog, en el que dice:

Vivimos una situación paradójica: el Presidente autodenominado el rojo, Zapatero, ha puesto en marcha la reforma más antisocial de toda nuestra historia democrática; una reforma ultraliberal, muy a la derecha de las emprendidas por países europeos con gobiernos de signo conservador. Esto es así porque se ha limitado a recortar gastos, haciendo recaer el esfuerzo sobre los ciudadanos más débiles, sobre los pensionistas (a quienes se les congela el incremento de unas pensiones ya ridículas en la mayor parte de los casos), y sobre los funcionarios, colectivo este que no despierta las simpatías del común de los mortales por tener “en propiedad” su puesto de trabajo, que es una situación, por cierto, que todos los asalariados quisieran compartir.

Les dije al principio que vivíamos una situación paradójica; la primera paradoja es la que ya expliqué: el rojo inicia la reforma más antisocial de la historia. La segunda paradoja es que el presidente autonomista ha cedido la autonomía de España al FMI y el ECOFIN. España ya no es un país soberano; no lo es su Gobierno desde que empezó a presidirlo José Luís Rodríguez Zapatero, porque desde el primer momento se conformó con ser el coordinador de las diecisiete Comunidades Autónomas. Y no lo es hoy España porque este Presidente se ha convertido en un portavoz sin voto de los dictámenes del Ecofin y del FMI. Sin voto, sin criterio, sin idea, sin fundamento. Y sin ninguna capacidad para reaccionar.

Se ha cumplido el peor de los maleficios: el Presidente sin límites ha quedado a expensas de los que establecen los límites pensando en su interés y no en el nuestro, el del conjunto de los ciudadanos. Un Presidente que no ha tomado ni una sola decisión de política económica anticrisis, que decidió esperar a que la tormenta escampara sin hacer nada, que contó para ello con la complicidad de los sindicatos, con el silencio de su partido, con la obediencia ciega de sus barones territoriales, ha acabado siguiendo las instrucciones de los malvados neocons, a quienes tanto denostó como chivos expiatorios de la incompetencia con la que él mismo se enfrentaba a las dificultades. Sabido es que quien no toma decisiones termina cumpliendo instrucciones. Esto es lo que hay. Es inaceptable que la Comisión Europea ejerza más control sobre el Gobierno de España que éste sobre las 17 Comunidades Autónomas.

¿No se han podido tomar otras medidas que no fueran recortar el gasto social?

Estas son las medidas de Zapatero:

  1. Reducir el sueldo de los funcionarios de forma proporcional un 5% de media en 2010 (sin llegar al 15%). Congelarlo en 2011.
  2. Suspender en 2011 la revalorización de las pensiones, excluyendo las no contributivas y las pensiones mínimas.
  3. Eliminar el régimen transitorio para la jubilación parcial de la Ley 40/2007
  4. Eliminar la prestación por nacimiento de 2.500 euros a partir del 1 de enero 2011.
  5. Revisar el precio de los medicamentos (no los de referencia) y adecuar las unidades del envase a la duración estándar del tratamiento (incluso con monodosis)
  6. Suprimir para nuevos solicitantes la retroactividad del pago por dependencia al día de la presentación, excepto si la tramitación supera el límite de 6 meses.
  7. Reducir 6.045 millones de inversión pública estatal para 2010 y 2011, y 600 millones de Ayuda Oficial al Desarrollo.
  8. No se verán afectadas la reforma laboral, la revisión del Pacto de Toledo y la reestructuración de las cajas de ahorro.

Y ahora las medidas del aspirante a sucederle:

  1. Suprimir inmediatamente la Vicepresidencia tercera del Gobierno (centrada en la vertebración autonómica y el cargo de Manuel Chaves) y los ministerios de Igualdad (Bibiana Aido) y de Vivienda (Beatriz Corredor)
  2. Fusionar el Ministerio de Educación (dirigido por Ángel Gabilondo) con el de Cultura (Ángeles González-Sinde); y el de Trabajo e Inmigración (Celestino Corbacho) con el de Sanidad (Trinidad Jiménez).
  3. Revisar todas las subvenciones públicas con el propósito de eliminar aquellas que no estén debidamente justificadas, y reducir las demás (incluidas las que corresponden a asociaciones empresariales, sindicatos y partidos políticos)
  4. Diseñar y adoptar un plan completo de reestructuración del gasto público que evite las duplicidades entre la Administración Central, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos.
  5. Revisar todas las políticas y los programas de la Administración General del Estado.
  6. Llevar a cabo las reformas estructurales pendientes para consolidar la recuperación económica. Las medidas planteadas en el Congreso por el Grupo Popular deberían reducir en 10.000 millones el gasto del Estado en 2010, a lo que se sumaría el recorte de comunidades y ayuntamientos.

Antisociales las de Zapatero y de poca enjundia las de Rajoy. Lo preocupante y alarmante es que la mayoría de las propuestas van dirigidas a convertir a las clases humildes en pobres de solemnidad y a la desaparecida clase media en clase vulgar. ¿Para cuando medidas que toquen el bolsillo de los ricos y poderosos?

Buenas noches y feliz día.

Categorías:Economía

Tagged as: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s