Economía

Cartas de amor desde Hacienda

Cuentan que un ex empleado de una de las oficinas del banco suizo HSBC molesto con el  trato recibido de sus superiores, se llevó consigo, además del finiquito, listas con números de cuentas y cantidades depositadas en la misma por una gran cantidad de honorables y patriotas ciudadanos.  La lista llegó a manos de las autoridades francesas y de allí a la mesa del algún alto responsable de nuestra Agencia Tributaria.

Pocas veces, como la que nos ocupa, tendrá Hacienda la suerte de poder sacar una gran tajada de las cantidades evadidas por esos incívicos miserables antipatriotas. Se trata de un auténtico bombazo porque al parecer entre los tres mil evasores hay políticos, empresarios y financieros. De hecho, estas fuentes aseguran que los últimos globos sonda publicados por algunos medios sobre la posibilidad de una amnistía fiscal en nuestro país obedecían en realidad a la búsqueda de una fórmula para solucionar el problema de estas personalidades pilladas con el dinero en Suiza, dinero que podría alcanzar los 10.000 millones de euros.

Inmediatamente hubiera sido lo más reglamentario que desde el despacho del alto cargo de Hacienda se hubieran cursado, vía Inspectores de Hacienda, las cartas que normalmente recibimos todos los ciudadanos apremiándonos al pago de lo dejado de ingresar por tal o cual impuesto o multa. Agravado más en este caso, ya que al tratarse de evasión de capitales y estar éste contemplado como delito podrían dar con sus huesos en la cárcel.

Pero no pasan la lista a los inspectores y en su lugar se remite a 3.000 evasores de nuestro país una misiva misericordiae en la que se les comunica que Hacienda es conocedora de que poseen cuentas en Ginebra o Zurich y se les requiere para que procedan al cumplimiento de la obligación correspondiente a la presentación de las declaraciones que resulte obligado. Es decir, que paguen los impuestos más los correspondientes recargos y aquí paz y después gloria. O sea, que paguen y podrán seguir dedicando su tiempo a jugar al golf, navegar y a urdir la próxima evasión de capitales.

No enviaron ninguna carta a los funcionarios pidiéndoles aceptasen el sacrificio de rebajarse el sueldo un 5%, ni a los pensionistas, rogándoles aceptasen de buen grado la congelación de sus pensiones. Se hizo por decreto y al que no le guste que se aguante. No somos privilegiados, no nos tienen la más mínima consideración. Si hay que sacar a este país de la ruina arrimemos todos el hombro, que nuestro gobierno impulse una lucha sin cuartel contra el fraude, la evasión de dinero a paraísos fiscales y la subida de impuestos a banqueros y grandes fortunas. Una vez hecho esto y si no fuera suficiente que siga con la esquilmada clase media, pero nunca y menos viniendo de un gobierno socialista o social demócrata que vaya contra los más desfavorecidos.

Todos queremos cartas de amor desde Hacienda. Todos queremos que se combata a los defraudadores. Todos queremos el mismo trato, sea el defraudador, político, empresario o currito.

Buenas noches y feliz día

Categorías:Economía

Tagged as: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s