Política

Jugar con fuego

Si tuviera que expresar una breve opinión sobre el Debate del Estado de la Nación, dejando sin consideración si el debate lo ganó Zapatero o Rajoy, porque lo que importa es que lo perdió España,  podría hacerlo con cuatro palabras -más de lo mismo- Zapatero y Rajoy está claro que ya no tienen nada que decirse, tampoco nada nuevo que decirnos y eso es lo grave y preocupante.

Resulta desolador, patético y triste contemplar como nuestro presidente Zapatero, se muestra mucho más preocupado buscando otras vías para contentar a los nacionalistas catalanes, comprometiéndose a arreglar aquello que el más alto Tribunal de Justicia de este país  ha declarado inconstitucional del Estatuto, que en garantizar la igualdad de derechos de todos los españoles. No voy a entrar al trapo, en esta ocasión, de criticar lo cansino que resulta oír a un nacionalista, porque, entre cosas, es inútil, han nacido pedigüeños y así se morirán. Nunca llegarán a estar satisfechos.

Desolador, patético y triste  resulta asimismo  contemplar como la persona que presumiblemente nos gobernará dentro de veinte meses, hace apenas referencia a esta grave crisis institucional  que vive nuestro país, con un claro desafío y desprecio de los nacionalistas al Estado de Derecho. Afortunadamente aún hay una luz, entre tantas tinieblas. La líder de UPyD, Rosa Díez, asumió la defensa de la nación española y de la ley de leyes, Nuestra Constitución, que deberían haber defendido sin ningún tipo de complejos Zapatero y Rajoy.

El desacato institucional es un hecho deleznable, no estamos hablando de un tema menor, por tanto el desacato que pretenden efectuar los nacionalistas es un atentado contra la democracia en sí y sus consecuencias pueden ser terribles. Que un presidente del Gobierno de la nación, un presidente de la Generalitat, ministros, consejeros autonómicos, diputados y altos cargos deslegitimen la sentencia del más alto tribunal es un problema de dimensiones gravísimas. Es un acto de “cinismo” decir por una parte que se acata la sentencia para anunciar a continuación que se buscarán otras vías para torpedear lo que al Tribunal Constitucional tanto le ha costado sentenciar.

En democracia hay libertad para hacer, rehacer, cambiar y volver a cambiar todo lo que se quiera, eso sí,  con la voluntad mayoritaria de los ciudadanos. Sin subterfugios, hablando y explicando los asuntos con transparencia y claridad.

Por tanto si alguien quiere cambiar la Constitución y tienen los mecanismos necesarios para hacerlo, es su derecho y habrá que acatarlo igualmente. Si quieren proponer la independencia que la propongan, luego ya veremos si cuentan con el necesario apoyo. Pero mientras esto no ocurra, siga vigente nuestra constitución y la única nación legal sea España, el presidente del Gobierno,  el presidente de la Generalitat, ministros, consejeros, diputados, altos cargos y del primero al último de los ciudadanos están obligados a cumplir y hacer cumplir la sentencia. ¿He de recordar a esos políticos que prometieron o juraron hacerlo?

Durán i Lleida es un político que cae bien, tanto en Cataluña como en el resto de España, si es el político más valorado por los españoles, entre los que me incluyo como admirador y español, es sencillamente por su pragmatismo, por su brillantez parlamentaria, por sus conocimientos y búsquedas de soluciones cuando todo parece indicar que no se encuentran. Transmite seguridad, sabe decir las cosas sin rodeos ni artilugios, y estas llegan fácilmente al ciudadano, de ahí su valoración. Sin duda un buen presidente de España sería. Le mata o le pierde que forma parte de un proyecto político nacionalista, en gran parte independentista, aunque él no lo sea, no ve a Cataluña fuera de España, lo ha dicho por activa y por pasiva.

Ahora bien, cuando deja a un lado su condición de diputado del Congreso y su discurso se encamina como nacionalista nos encontramos a un Durán i Lleida menor, aburrido, cansino, resulta desesperante escucharle desde el hemiciclo del congreso lanzando sus proclamas de victimismo político y económico.

Cataluña siempre ha sido el motor de España, negar lo evidente sería de estúpidos. Pero que sea una de las Comunidades Autónomas que más contribuye a la solidaridad  con el resto es lógico si se piensa en España y en su conjunto. No pueden pretender los catalanes tener más privilegios que el resto de los ciudadanos del Estado por ser creadores de más riqueza. Por ahí no, por ahí no se llega a ninguna parte, salvo a la confrontación y como hemos leído al desacato a las Instituciones.

Buenas noches y feliz día

6 replies »

  1. Querido Almaes:

    Vine para saludarte y decirte que no te olvido, que he pensado en ti estos días y al ver que una chica tiene el link de tu blog, entré a decir presente. Perdona por no haber pasado antes, sabes que el cariño existe, aunque cualquiera lo diría, pues no te lo he demostrado de verdad, amigo. Voy a poner tu link como esa chica, para estar todo lo pendiente que pueda de tu blog.

    Un abrazo muy fuerte, tu amiga,

    Andri

    Me gusta

    • Hola Andri, gracias por tus palabras, no tienes que disculparte, unas veces se tiene más tiempo que otras. Yo sigo leyendo tus maravillosas poesías, aunque he de confesar que últimamente no dejo ningún comentario, no porque no quiera, más bien porque no me considero capacitado para ensalzarlas como se merecen. De todas formas sabes que mi opinión sobre lo que escribes no puede ser más positiva.
      Gracias por el link y nos seguimos visitando.
      Un beso

      Me gusta

  2. ¡Válgame el cielo¡ ¿Acaso se puede crear mayor división en estos momentos?
    ¿Qué clase de soluciones pueden esperar? Si el ejemplo que han de reflejar al pueblo se halla cubierto por capas deformadas y sin sentido.

    Oh es que se cree que la solución a toda crisis es:
    “Llegar a ser menos para ganar más”
    Pasar sobre el prójimo es algo condenable. ¿Que explicación le darán a aquellos que les sobrevivan? Piensen en las consecuencias.

    Disculpen el poco tacto, pero muchos amigos mios se veran afectados, y no pienso callar. Aunque por mi parte solo pueda opinar y llenar de bendiciones al pueblo español; Porque en sus frágiles momentos sepan dilucidar y retomar la guía que los llevara a la verdad justa.

    Me gusta

    • Gracias janniceg por tu visita y comentario. Pues ya sabes las soluciones, que por unos cuántos votos se beneficie a unos españoles más que a otros. Esta es la forma que ellos entienden se debe administrar un Estado. Dividiendo a los españoles y enfrentándolos. En fin, vamos a esperar a un tiempo mejor que venga acompañado de mejores y más sensatos políticos.
      Un saludo cordial

      Me gusta

  3. Cielos, Almaes!!, menudo problema tienen en todo caso.

    Sin conocer a fondo el problema que denuncias y siendo extranjero por una cuestión de ética, no debería opinar sobre la política interna de tu País.Pero, mi hijo mayor está avecindado hace ya una década y soy abuelo de dos españoles;luego aunque tangencialmente, también es mi problema.

    Grave e imperdonable es que las voces que debieran levantarse indignadas por el atentado que vía subterránea y sibilina, se piensa perpretar a la Constitución, no lo hagan o lo hagan a medias tintas.

    Grave e imperdonable que un grupo aún considerando que sus aspiraciones puedan ser justas, pero quizás legítimas, recurriendo a la amenaza de desconocer la Ley que está por sobre todas las demás pretenda les sean reconocidas y luego validadas.

    ¿Cómo un colectivo podría alegar legitimidad, si los medios de los que se vale en pro de sus objetivos, son ilegales en sus planteamientos y resultados? Hay que tener claro que dos mentiras no construyen una verdad.

    Acá en mi país, antes de la interdicción democrática que vivimos-dolorosa y señera a más no poder-se vivió algo parecido cuando el Gobierno de la época fué declarado inconstitucional porque comenzó a funcionar mediante los “decretos de insistencia”, que tal como lo describieron, aprovechaban los “resquicios legales”:puntos no cubiertos o poco claros en la Ley para aplicarla a su conveniencia.El desastre subsecuente nos costó sangre,sudor y lágrimas.Aún nos divide.

    Ciertamente, tal como lo haces notar, el Estado de Derecho es un bien superior que no pertenece a grupo o Gobierno y que, dentro del juego democrático, si lo que se pretende sólo se puede conseguir a través de una cirugía mayor a la Carta Magna, está bien; si tienen los votos, está bien. Pero no vengan a decir que será aceptada si y sólo si satisface las aspiraciones de sus promotores.

    La Historia, esa jueza implacable, ojalá antes que después, les pasará la cuenta.Eso, te lo doy firmado.

    Saludos desde el Sur del Mundo.

    Me gusta

    • Estimado Kuri Lonko, es estimulante observar que, en el sur del mundo, dónde vives, existe la lógica de la que carecen la mayor parte de nuestros políticos. Gracias por tu comentario, ha sido un placer leer tu estupendo comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s