Economía

Damocles y las espadas

Habréis oído alguna vez, cuando se desea expresar la cercanía de una amenaza ó peligro inminente, la expresión “Espada de Damocles”.  Brevemente os recordaré esta historia ó leyenda escrita por Horacio y posteriormente por Cicerón.

Damocles fue al parecer un cortesano excesivamente adulador en la corte de Dionisio II, un tirano de Siracusa (Sicilia) del siglo IV A.C. Propagó que Dionisio era realmente afortunado al disponer de tan gran poder y riqueza. Dionisio, deseoso de escarmentar al adulador, se ofreció a intercambiarse con él por un día, de forma que pudiera disfrutar de primera mano su suerte. Esa misma tarde se celebró un opíparo banquete donde Damocles gozó siendo servido como un rey. Sólo al final de la comida miró hacia arriba y reparó en la afilada espada que colgaba atada por un único pelo de crin de caballo directamente sobre su cabeza. De súbito se le quitaron completamente las ganas de los apetitosos manjares y los bellos muchachos, y pidió al tirano abandonar su puesto, diciendo que ya no quería seguir siendo tan afortunado.

Damocles pudo elegir, escogió volver  a su vida anterior y dejó de adular y envidiar a Dionisio. Por no sé qué avatares del destino, algunas personas no tienen la facultad de elegir, están condenados a que sobre ellos penda una afilada espada. Sin gozar de los privilegios ni de las prebendas de algunos,  suplicamos que el crin de caballo sea lo suficientemente fuerte como para aguantarla.

No una, sino varias espadas de Damocles penden sobre nuestras cabezas, sobre la cabeza del hombre que dirige nuestro destino como nación y sobre las de nosotros, los dirigidos. No estamos preparados para llevar esa carga, nunca la hemos pedido. Nos bastaba con creer, con soñar, con trabajar, con vivir dignamente y  hasta eso nos han quitado. Nos han quitado las ganas de todo y de nada.

Varias espadas penden sobre las cabezas de todos nosotros, desde el más influyente ciudadano de nuestra nación  hasta el más humilde. Todos estamos amenazados. Por descontado más los humildes que los influyentes. Faltaría más…

– “Oiga usted, que yo no he hecho nada, en nada he intervenido, salvo en hacer mi trabajo y punto”.

– Lo sé, pero de esta amigo no te libras, por supuesto que tú no has tenido nada que ver, te aseguro que lo sé, todo esto es obra de quién nos dirige sin tener titulo de director. No obstante también debes pagar las consecuencias de su ineptitud, de sus caprichos, de los desafíos imposibles, de los desplantes, de las cosas que bien hechas bien hubieran parecido y se hacia lo contrario, de empezar a edificar por el tejado, de querer entender y saber sin entendimiento ni sabiduría, de querer recoger antes de sembrar, de separar y no de unir, de premiar la incompetencia, la mediocridad, el amiguismo, el tu me caes bien, aunque no sepas una mierda y te premio por ello, de valorar por la edad y no por la valía, en fin mi querido amigo, no lo entenderías aunque te lo explicara un millón de veces, y no porque te crea corto de luces, no, simplemente es imposible contar porque nos habían enseñado desde pequeñitos que nadie tira piedras sobre su propio  tejado y aquí se ha tirado, se ha malgastado, despilfarrado, regalado, se ha invertido mal, se han hecho las cosas con el culo, se ha saqueado, se ha robado, se ha vilipendiado a gente muy competente que no querían besar sus posaderas. Y no lo podremos achacar a la crisis, cierto es que ésta será la culpable de que el desenlace sea más rápido, pero de igual manera estaríamos condenados. Varias espadas de Damocles penden sobre nuestras cabezas sujetas por un pelo de crin de caballo.

El desenlace no se dejará hacer esperar. Y podremos contemplar cómo caen sobre nosotros las espadas de la deuda, del desempleo, de la inflación y del déficit público.

Suerte amigos, salud y amor que es lo que nos quedará.

Buenas noches y feliz día

2 replies »

  1. El poder no se mantiene siempre…Al parecer la moral tampoco, cuando campalibre tras la adulación, creando dioses de barro.
    No és aburrida tu manera de explicar política y economía. Lo que sí cuesta es sintetizar un comentario a la información que das.
    Te felicito!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s