Día: 23 octubre, 2010

Brillantes comunicadores de nada

Si la política fuera una profesión, no una vocación, en las oficinas del SPEE, habría una larga lista de políticos apuntándose al paro. Desafortunadamente, no es el caso, y los políticos no vocacionales que son la mayoría, son el más claro exponente de la incompetencia y la dejadez. Auténticos charlatanes de feria, con perdón, de los aconteceres públicos, que intentan convencer al ciudadano de las bondades de sus medidas y decisiones con el engaño, el oscurantismo y la desinformación.