Día: 23 diciembre, 2010

Navidad; entre la ilusión y el dolor

Oigo últimamente con demasiada frecuencia esta frase; “Oh no por favor otra vez Navidad, que lata”

Y yo entre sorprendido e incrédulo pregunto. ¿No te gusta la Navidad? ¿Cómo es posible? Pero si son las fiestas más entrañables, las únicas fiestas que logran el milagro de convertirte, aunque sólo sea unos minutos, unas horas, unos días, nuevamente en niño.

Y me responden. Sí, recuerdo perfectamente que cuando era un niño me gustaban. Los días previos a esas Fiestas estábamos nerviosos por la cantidad de acontecimientos que iban a sucederse; la compra de los turrones, mazapanes, polvorones y toda clase de dulces. Nuestros padres los escondían