Día: 3 enero, 2011

La crisis; entre la cerilla y el bidón de gasolina

Mi primera reflexión, en este año recién alumbrado, va encaminada a ahondar en ese sentimiento, ya casi generalizado en los ciudadanos, entre confusión, incertidumbre e indignación. Esta última, aún no manifestada con virulencia, hay una cerilla que reposa en su caja y un bidón de gasolina que permanece cerrado.

Que el ciudadano de a pie está confuso, inquieto y desorientado lo vemos y oímos a diario. Casi nadie entiende realmente cómo hemos podido llegar a esta situación, si exceptuamos a las personas mayores que constantemente nos están recordando que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Y no dejan de tener razón,