Día: 18 enero, 2011

De espaldas al pueblo, como siempre

No nos engañemos y que no te engañen. Lo que está ocurriendo en nuestro país no es flor de un día. No ha surgido de imprevisto. A lo que estamos asistiendo entre sorprendidos, incrédulos y con una indignación que va creciendo día tras día, es a la culminación de un largo proceso de incompetencia, de despilfarro público, de corrupción y de ocultación sistemática de la realidad. Es el arte del engaño, así como suena, así de crudo, así de real.

Somos un pueblo engañado, maltratado, vejado y humillado. Ha llegado la hora de decir bien alto ¡basta ya! No más engaños, no les demos ninguna otra oportunidad, que se vayan con sus mentiras y con sus pensiones, con sus sueldos vitalicicios y con sus cargos de consejeros en empresas privadas, altamente remunerados, a engañar a otra parte, aquí ya no les queremos. Estamos muy hartos de ellos. Asqueados, totalmente asqueados de su doble vara de medir