Economía

De espaldas al pueblo, como siempre

No nos engañemos y que no te engañen. Lo que está ocurriendo en nuestro país no es flor de un día. No ha surgido de imprevisto. A lo que estamos asistiendo entre sorprendidos, incrédulos y con una indignación que va creciendo día tras día, es a la culminación de un largo proceso de incompetencia, de despilfarro público, de corrupción y de ocultación sistemática de la realidad. Es el arte del engaño, así como suena, así de crudo, así de real.

Somos un pueblo engañado, maltratado, vejado y humillado. Ha llegado la hora de decir bien alto ¡basta ya! No más engaños, no les demos ninguna otra oportunidad, que se vayan con sus mentiras y con sus pensiones, con sus sueldos vitalicios y con sus cargos de consejeros en empresas privadas, altamente remunerados, a engañar a otra parte, aquí ya no les queremos. Estamos muy hartos de ellos. Asqueados, totalmente asqueados de su doble vara de medir. El pueblo que trabaje hasta quedar deslomado, que ellos ya se han asegurado su pensión máxima con siete de años de hacer el ganso y de mentir. ¿Cómo es posible que no se les caiga la cara de vergüenza? ¿Qué interés puede tener esta inculta casta política en acabar con la corrupción, con sus privilegios, con el enchufismo de parientes, amigos y correligionarios si no tienen otra cosa que ventajas? Sus ventajas frente a nuestras miserias, frente a nuestra crisis, la que ellos han creado, han permitido o han gestionado mal. La mayor crisis de nuestra historia, a la que asistimos de convidados de piedra.

Incultos políticos, avariciosos banqueros que no sólo no supieron gestionar sino que han llevado a sus bancos y a sus cajas a la quiebra a pesar del dinero público que se les ha entregado, y que no sólo no están dimitidos o en la cárcel sino que siguen en sus sillones y están a punto de recibir más dinero público para seguir manteniendo sus puestos. Dinero que no hay para seguir pagando el subsidio de desempleo, ni para que nadie se quede en la calle, ni para que nadie mendigue un plato de sopa de la beneficencia.

Somos el pueblo, ellos no lo son. No lo pueden ser quienes gobiernan y administran a nuestras espaldas.

Buenas noches y feliz día

“La vergüenza ha pasado a la historia. Estos señores de mirada torva, de corazón frío y bolsillo caliente son los innombrables” (Extracto del vídeo que está causando furor en YouTube, Rumba Rave Banquero)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s