España

Que les den…

Si uno acepta que los que nos mandan, digan, año tras año, que el presente, es el último año de la crisis –lo decía Zapatero y lo dice Rajoy-  no tiene por qué sorprenderles ni es motivo para que se rasguen las vestiduras, si los que pensamos que no es así; sino que esta crisis va a convivir bastantes años con nuestras vidas y las va a complicar mucho más, lo manifestemos clara y diáfanamente: este año, tampoco. Y no por eso, debemos ser tachados de catastrofistas, pesimistas y mucho menos antipatriotas.

Acepto además que los que nos mandan, nos quieran transmitir signos de esperanza y positividad, faltaría más si encima no lo hicieran. Lo que ocurre es que cada día que pasa se lo creen menos ciudadanos. Están tan hartos de sus mentiras y engaños que cualquier palabra que sale de sus bocas, para transmitir esperanza, el ciudadano lo recibe con indiferencia y desdén, o tal vez con algo más parecido a algo así como que les den…

Y no es para menos, pruebas y hechos de que nos están mintiendo, engañando, tomándonos por ignorantes e idiotas las leemos, vemos y oímos diariamente. Y como resulta que, los que nos mandan, enarbolando exclusivamente la bandera de combatir el déficit público, se han fijado como meta, para acabar con el puto déficit, -con perdón- los recortes a nuestro estado del bienestar, acabar con cuantos derechos laborales quieran o puedan, tirando por tierra el esfuerzo y el sacrificio que los trabajadores habían conseguido después de tantos años de lucha, una educación que dificulta el acceso a los estudiantes con menores recursos, una sanidad más cara y privatizándose poco a poco, subida de impuestos directos, indirectos y circunstanciales, éstos últimos por los que vendrán de aquí en adelante, una justicia que para acceder a ella hay que pagar, o si lo preferís, en otras palabras, no hay justicia para los que no puedan pagarla, en resumen, la desigualdad entre los españoles se ha disparado y no deja de crecer día a día.

Y para colmo de su desfachatez, ni siquiera se sonrojan cuando permiten a los especuladores financieros no pagar impuestos, ni se turban cuando el dinero en los paraísos fiscales sigue aumentando, ni se inmutan cuando  las grandes fortunas apenas sufren inspecciones, pero sí las sufren ciudadanos que apenas tienen para comer, ni se dan de bofetadas cuando se sigue financiando una administración pública repleta de gastos inútiles, de empresas sin apenas cometido, de una legión de asesores enchufados por el amiguismo y el clientelismo, que para su vergüenza se pasean en coches oficiales. La lista sería mucho más larga, mucho más sonrojante, pero a los irresponsables e incompetentes de los que nos mandan les importa un bledo, su falta de escrúpulos para con su pueblo les delata y los califica. Que les den…

 

 

Categorías:España, Opinión, Reflexiones

Tagged as: , ,

2 replies »

    • Hay mucho por hacer, pero no quieren hacerlo. Sólo traer sufrimiento a su pueblo. Y sí, estoy muy enfadado con esta casta de políticos que tenemos que sufrir.
      Feliz 2013 para ti también Montse, y un afectuoso saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s