Política

El laberinto español

"país de panderetas"

♦ Durante todo un siglo, España ha vivido bajo la apariencia de un régimen democrático constitucional, sin que el pueblo haya tenido nunca, directa o indirectamente, la menor participación en el gobierno.

♦ ¿No es España, después de todo, el país en el que la Historia, y de qué monótona manera, se repite una y otra vez?

Durante todo un siglo, España ha vivido bajo la apariencia de un régimen democrático constitucional, sin que el pueblo haya tenido nunca, directa o indirectamente, la menor participación en el gobierno. “Si el pueblo no ejerce sus derechos, es por su propia culpa”, decían y todavía dicen los que los han usurpado, pero la verdad es que (…) las clases gobernantes de todos los partidos procuraron adulterarlo y corromperlo. Los mismos hombres que le dieron sus derechos políticos tuvieron buen cuidado de hacer que no los pudieran ejercer nunca.

La separación de poderes es cosa que jamás ha existido y los magistrados eran simples empleados del gobierno que recibían órdenes de arriba. Valía más aguantar agravios e injusticias que no arriesgarse a lo peor protestando, ya que los tribunales de justicia no aseguraban la más mínima protección. Pero esta injusticia no venía a ser otra cosa que un mal mucho más general aún: la corrupción de todas las clases de la sociedad. No solamente abundaban las defraudaciones (…) sino que se consideraba como una traición denunciarlas. Los ricos, por su parte, burlaban casi todos los impuestos. Se estimaba que el fraude por la propiedad en España ascendía del 50 al 80 por ciento del total. Pero la gente pobre no se beneficiaba de ello; al contrario, tenía que pagar más.

“Quítate tú para ponerme yo” llegó a ser el primer principio de los partidos políticos. Los principales intereses de España, sobre todo bancos (…), estaban muy estrechamente ligados a la política; de los políticos dependía el que se considerasen favorablemente sus intereses, mientras que los políticos (…) dependían de ellos en lo que concierne a puestos en consejos de administración y cargos lucrativos para sus familias. Y ahora un Borbón, un joven de aire insignificante, venía a ocupar el trono vacío. El ambiente político del país jamás había estado tan decaído, y aunque se experimentaba cierto alivio general con que, por fin, hubiese quedado zanjada la cuestión de la forma de gobierno, la verdad es que nadie sentía ni esperanzas ni entusiasmo en cuanto al futuro.

La desconfianza de la opinión pública española respecto a los poderes constituidos se había hecho endémica. El viejo sentido de unidad bajo el rey y la Iglesia de los felices tiempos pasados, había pasado dejando en su estela una nube de oscuras sospechas. Era pues condición esencial la exclusión de este factor peligroso e imprevisible: la opinión pública. De manera cada vez más frecuente, el gobierno tenía que recurrir a la policía junto con bandas de matones para mantener a distancia a los votantes hostiles”.

Parecen escritos hoy pero estas frases y fragmentos dispersos en el libro El laberinto español, y convenientemente ordenados aquí para hacer una radiografía del presente, fueron en realidad publicados por el historiador hispanista británico, Gerald Brenan, en 1943 y se refieren a la España de hace poco más de un siglo, la de la Restauración y los primeros años del XX. Desde la primera página tienes la penosa sensación de que ya entonces, éramos como somos, de que hemos retrocedido o apenas avanzado: habla de “casta” y de caciques que compran el voto con redes clientelares, de una Iglesia al servicio de una clase privilegiada poco industriosa que no fomenta el empleo y de una enfermedad nacional cuyo principal síntoma es la separación entre el sistema político y financiero, de un lado, y las necesidades del país, de otro.

“¿No es España, después de todo, el país en el que la Historia, y de qué monótona manera, se repite una y otra vez?”, se pregunta Brenan retóricamente. Así lo parece: damos vueltas sobre nosotros mismos perdidos en un laberinto del que no sabemos o no queremos salir. Podríamos. Lo dice el autor inglés con palabras que resuenan familiares: “Una idea nueva, incitación a la acción común, se presiente que podría liberar todo ese cúmulo de energías hasta aquí dirigidas únicamente contra sí mismas; y en vez de batallar sin objeto en torno a sus propios problemas, España podría enviar rayos de luz y energía al mundo”. Me conformaría con que fuéramos capaces de iluminar el laberinto interior para encontrar la salida.

Javier Gallego es director de Carne Cruda. Puedes escuchar el programa todos los martes y jueves a las 12:00 en www.carnecruda.es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s