Política

Moscas podemitas en botellas de Coca-Cola

bancos-dueños-mass-media-en-EspañaEn Semana Santa, a unos los indultan y a otros los crucifican. El Nuevo testamento, nunca mejor dicho, lo escribieron entre cuatro. Hoy, Rajoy hubiera exigido censura previa. No fuera que alguien pudiera pensar que María Magdalena tenía inclinaciones hacia Podemos. Después del Carnaval, en Semana Santa siempre toca sufrir un poco.

Los informativos de Castilla-La Mancha han estado emitiendo como una noticia más un publireportaje de Cospedal donde la Presidenta del PP en esa comunidad cuenta que ríos de leche y miel han llegado a la región gracias a su gobierno. Dinero de todos al servicio de un partido que sabe que la corrupción le hace poco daño mientras pueda negarla en los medios.  Nada muy diferente ha sido el quehacer de Esperanza Aguirre e Ignació González en Telemadrid, donde más del 80% de la plantilla recibió la carta de despido para tener maniatado un canal convertido en la más grosera televisión de partido. No en vano, hay una peculiar puerta giratoria que lleva de las jefaturas de prensa de los políticos peperos a la dirección de medios públicos cuando el PP gana las elecciones.

De Valencia para qué hablar. Canal Nou fue cerrado por el PP después de haberle doblado el brazo durante años para que no informara sobre la Gürtel, el accidente del metro y la responsabilidad de la alcaldía o las visitas al juzgado de Camps y las tropelías de la políglota Rita Barberá. RTVE es un baldón con crespones negros, tanto para cualquier demócrata como para sus trabajadores, que se lamentan día sí y día también. Con las audiencias hundidas, se ha convertido en la televisión de plasma de Rajoy, convirtiendo en caricaturas programas que tardaron décadas en levantarse, como ocurre con Informe Semanal. La impunidad del PP les ha llevado a colocar en puestos de mayor relevancia informativa, igual que en TeleMadrid, a periodistas que se estudian en las universidades como ejemplo claro de mentirosos (valga recordar el atentado de Atocha presentado como una acción de ETA con el nauseabundo objetivo de ganar votos en las elecciones de 2004). No en vano, aquel sábado, pese a ser jornada de reflexión, El Mundo entrevistaba a Rajoy en doble página. Con su caradura de piedra afirmó: “Tengo la convicción moral de que fue ETA”. La televisión pública repetiría hasta la saciedad las opiniones de Acebes, de Aznar o de Rajoy culpando a la banda terrorista.

Podríamos igualmente recordar, más recientemente, la entrevista a Pablo Iglesias donde un periodista, convertido en secretario de prensa del PP, le decía que estaría de enhorabuena por la liberación de etarras. Luego sabríamos que, antes, un grupo de periodistas/contratistas en nómina del poder, junto con el presentador, habían estado de manera muy profesional acordando cómo hacer daño al líder de Podemos. Con mayor elegancia, pero no menor fiscalización, Canal Sur, ETB o TV3 miden quién puede o quién no puede estar en los debates televisivos y se encargan de la misma manera de ocultar o maquillar los casos de corrupción que afectan al PSOE andaluz, al PNV o a CiU. Siempre con las quejas de sus trabajadores, que piden una y otra vez que los políticos saquen sus sucias manos fuera de Mozart.

La suerte democrática de los diarios escritos no es mejor. Vemos en las facultades cómo se regalan los periódicos y cómo los estudiantes ni siquiera les prestan atención. Se regalan en hoteles, en aeropuertos, en trenes, sólo con el fin de aparentar que tienen una mayor tirada de la que en verdad tienen. No se trata solamente de internet -que claro que ha cambiado la estructura del negocio- sino de demasiadas portadas al servicio de intereses espurios. Comprar determinado diario ya no es una señal de compromiso democrático. La prensa escrita sobrevive porque algún tipo de poder, político o económico, la financia. Periodistas que dan lecciones los sábados por la noche cobran el sueldo no por hacer periódicos que compre la ciudadanía -llevan años y años con pérdidas-, sino porque son obedientes a sus señoritos, que son los que les ingresan la nómina a final de mes. Y cuando algo se sale del guión, fulminan a sus directores. No porque no hayan sido obedientes -que vaya que lo han sido-, sino porque donde hay patrón, no manda marinero. La Vanguardia, escorada a las opciones soberanistas; El País,  porque tenía que hacerle el juego al PP ante un PSOE a la deriva; y El Mundo, que por una cuestión personal de ego -o de vaya usted a saber qué otras razones- hizo de Bárcenas un motivo de portadas, sustituyeron en semanas a sus directores para colocar en su lugar a otros más dispuestos a interpretar el guión que les mandase su salvavidas financiero. ¿Cómo van a informar los diarios de la lista Falciani si el dinero de esas cuentas está en bancos que, como el HSBC, son principales accionistas de esos mismos periódicos?

El panorama de la radio nos deja despidos fulminantes, cierre de las secciones de investigación, reducción de la pluralidad, repetición de los tertulianos, apuesta por el fútbol y el entretenimiento. No en vano, son los mismos conglomerados mediático-financieros los que se han hecho con el control de las emisoras, salvo la iglesia católica, que tiene sus propios medios y reglas y pide dinero en la declaración de la renta para pagarle, si así lo entiende su diálogo con los cielos, cifras millonarias a un periodista para que corrompa las mentes de los mayores o siembre el odio desde las ondas. Si Jesucristo fuera tertuliano…

Esta semana, hemos visto que Mediaset ha sacado de Las mañanas de Cuatro al periodista Jesús Cintora, con un comunicado que parece digno del Moscú de los años treinta. ¡Cuántas portadas estarían servidas si la noticia proviniera de algún país caribeño! No vale el argumento de que Cuatro es un canal privado, porque la información es un bien público y la libertad de expresión es una garantía de los ciudadanos, no de quien tiene dinero para financiarse guardaespaldas mediáticos. Son los vecinos quienes hacen de la panadería de su barrio un servicio público, quienes interactúan, van ajustando la oferta y la demanda y, al final, le otorgan su reconocimiento. El programa que venía presentando Cintora lo han construido los dueños de Mediaset, los trabajadores, el equipo de Cintora, el propio presentador y la ciudadanía que llevó el programa del 5 % hasta, en ocasiones, el 16%. Pero sólo los dueños del canal parece que tienen el poder de decidir que el presentador es molesto. ¿Tendrá algo que ver el resultado de las andaluzas? ¿Tendrá algo que ver que están por repartirse las licencias de televisión?

El adelanto de las elecciones andaluzas, argumentando la necesidad de mayor estabilidad, ha sido un enorme fiasco para Susana Díaz. Si el objetivo era sacar una mayoría absoluta que le permitiera gobernar en solitario, ha fracasado, por mucho que quieran negarlo argumentado el triunfo del “virgencita que me quede como estoy”.  Susana Díaz ha mentido a los andaluces prometiéndoles una estabilidad que no ha cumplido. Y si no está dispuesta a expulsar a los responsables políticos de la corrupción, a dejar de contratar con bancos que desahucian a personas que no tienen otro lugar donde vivir que la casa de la que quieren expulsarlos, y  a recontratar a interinos en servicios públicos con el dinero de los muchos asesores de partido, tendrá que seguir de manera más clara con su “gran coalición” con el PP. Podemos ha irrumpido con 15 diputados, siendo la gran sorpresa de las elecciones. Sin embargo, se ha querido presentar como un fracaso el resultado -¡de cero diputados a quince!-, usando para ello encuestas infladas a las que Podemos siempre quitó valor (porque sabía que podían formar parte de una estrategia interesada). La apuesta por marcas blancas de la derecha irrumpe igualmente con fuerza, soplándole en la nuca al PP, que se hunde irremediablemente. El fin del bipartidismo está servido, y tanto los partidos del régimen como las empresas del Ibex 35 han empezado a cargar los cañones.

El Tribunal Supremo sigue anulando las licencias adjudicadas sin concurso público en 2010. Ya lo hizo con nueve canales en 2013, y podría hacerlo en breve con otros cinco. Las empresas de medios de comunicación están en negociación con el gobierno del PP para blindarse. Pero Rajoy no está dispuesto a hacerlo sin conseguir algo a cambio. Estamos hablando de la posibilidad de rearticular el panorama de la televisión en España, y la crisis del bipartidismo sabe que si ya no tiene los votos, al menos quieren maniatar a la audiencia. Este es el panorama que explica buena parte de lo que estamos viendo -y, por supuesto, de lo que no estamos viendo- en las pantallas de nuestros televisores.

Hace unos meses, el portavoz del PP, Carlos Floriano, señaló a dos televisiones de estar al servicio de Podemos. En su lectura transnazi, el hecho de que salieran en los medios gentes de Podemos debía interpretarse como un apoyo evidente a esta formación, y no como un comportamiento normal en una democracia. Este émulo de comisario franquista, resumió su punto de vista de manera contundente: si los medios no hubieran dicho que Podemos existía, la gente no les habría votado. Al menos, Floriano y su partido son coherentes, y han decidido sacar a las nuevas formaciones de los medios. Lo que no se ve, no existe. Nunca sabremos de una mosca en una botella de Coca-Cola. Y al paso que vamos, nunca sabremos de casi nada que permita el cambio político. Y Franco murió en 1975.

Menos mal que España no limita al norte con el mar Caribe.

 

Fuente: http://www.comiendotierra.es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s