Política

Yo votaría a Atila

¿Qué más tienen que hacerle a esta sociedad para que reaccione y cambie? Se diría que ha perdido la dignidad. Porque hay mermas cuya aceptación envilece. En daños a nuestros semejantes, en derechos, en democracia

Es la hora de la verdad. De imaginar los municipios como espacios para los ciudadanos y, más adelante, España y sus instituciones trabajando por el bien común y liberados de tanta podredumbre

 

Manifestacion-Madrid-EFE_EDIIMA20150518_0274_4

Cuatro años después de que la indignación saliera a las calles, cuatro años después de que se iniciara un ciclo que entregaría prácticamente todos los poderes del Estado al Partido Popular, llega la hora de evaluar lo sucedido. De ratificar o cambiar. Y también de, haciendo acopio de la mayor honestidad, dejar toda tibieza, porque nos jugamos mucho.

Cuando escucho que quizás ciertos candidatos tienen uno u otro inconveniente que suscita dudas, me digo que es cierto pero que yo votaría a Atila antes de seguir igual. Antes al mítico y feroz rey de los hunos que a la mayoría de quienes ahora ostentan el poder. Es como si, porque me molestara la colonia de un candidato, votara a Jack el Destripador o a Lucrezia Borgia y sus ponzoñas.

Si tras el paso de los hunos no crecía la hierba, esta legislatura ha terminado por segar el futuro de muchas personas, que es tanto como el del propio país como modelo de convivencia. Miles de jóvenes han tenido que marcharse de su casa (insultados además por la ministra de la “movilidad exterior”). Y aun así el paro juvenil permanece en torno al 53%, cuando estaba en el 40% aquel 20 de noviembre de 2011. La pobreza infantil (que ha pasado del 17% al 33% en este periodo) deja secuelas. Los desahucios, la falta de ingresos en casa, las medicinas que no se compran por el costoso repago, la formación que se trunca por la subida de las tasas universitarias, los propios hachazos a la ciencia, la investigación y la cultura, echan sal a los campos de esta sociedad al punto de llegar a abrasar algunas de sus raíces.

Los proclives a buscar excusas intentarán relativizar los datos. Marearlos para disuadir el criterio. Y que no creamos ni a nuestros propios ojos. Pero hay hechos incuestionables y tozudos en los que es imprescindible insistir.

España es hoy el país más desigual de la zona euro y uno de los más desiguales de Europa. El Índice de Desarrollo Humano de la ONU –que evalúa los factores que cuentan para que un pueblo sea considerado próspero– nos ha enviado con Rajoy al puesto 27, cuando en 2008, con Zapatero, estábamos en el 13. Y es que entre  las variables manejadas están los elementos de salud y el Sistema Nacional Español, que ha pasado de ser el quinto más eficiente del mundo al número 14. El PIB no se come y la desigualdad mata. Hasta el Human Capital Index del World Economic Forum (o Foro de Davos), mucho más orientado al mercado, nos sitúa en un poco airoso puesto 41 a pesar de la fuerte devaluación de los salarios. Han vaciado la hucha de las pensiones que el PSOE dejó repleta. Y encima nos han vendido (privatizado), como en un delirio, patrimonio y empresas rentables. Y aun así no les llega y Rajoy nos ha endeudado en 300.000 millones de euros. Casi un tercio del total que debemos. De momento. El PP ha aprovechado la crisis (internacional y local) para imponer su modelo de sociedad.

Dejémonos, sin embargo, de enumeraciones tan sabidas por unos como ignoradas u obviadas por quienes son impermeables a la verdad. La percepción de la sociedad es que esto ha sido un saqueo. Y que el diseño de la Justicia, como explica con coraje la periodista especializada Elisa Beni, está atado y bien atado: ¿qué vamos a esperar si el presidente del Tribunal Supremo fue un alto cargo en el Gobierno de Aznar?

Las leyes mordaza han sido igualmente pergeñadas con un único fin: acallar las protestas ciudadanas. A pesar del sosiego de las protestas, de todas, mareas incluidas, el PP tenía muy claro que 15M nunca más. La ciudadanía está, parece, para obedecer y ser usada.

No tendríamos que vernos en esta situación. Un país serio, con una sociedad madura y responsable, exigiría responsabilidades por corrupción antes de ir a votar. Esto no ocurre en España, pero sería posible con una reforma a fondo de las instituciones, de los tres pilares de la democracia.

Cospedal-discapacitados-difundido-campana-electoral_EDIIMA20150518_0280_4¿Qué más se puede hacer a esta sociedad? ¿Atila hubiera sido más cruel? Es dudoso porque la falta de empatía que muestra el PP con las víctimas de sus políticas –y de las corrupciones y corruptelas de muchos de sus miembros– es difícilmente superable. Dolores de Cospedal acariciando con aparente ternura y evidente hipocresía a un niño discapacitado –sector con el que se ha ensañado en recortes– sonroja. Como un botón más de una campaña que algunos candidatos han hecho grotesca demostrando lo que realmente les preocupa. Y sucia, al punto de volver a repetir el acarreo de ancianos demenciados o enfermos psiquiátricos para que voten al PP.

La primera cita es el domingo. Votamos por las ciudades y comunidades en las que vivimos. Despertemos ya del maleficio. El modelo del PP, o de los Ciudadanos neoliberales, es el gran centro comercial del lujo que solo beneficia a unos pocos. No espacios donde residen las personas con sus problemas y aspiraciones diarios: salud, educación, servicios. ¿Cabe mayor brutalidad que vender a fondos buitre viviendas sociales o cobrar impuestos por ayudas vitales para subsistir?

Apura los días la #MarcaPP en Madrid para cerrar proyectos urbanísticos, ganados por las empresas habituales, aunque chirríen los contratos por el fuerte olor a pelotazo. Ese hotel que Abel Matutes y El Corte Inglés anunciaron un año antes (2013) de que el edificio elegido fuera declarado en quiebra (2014), tras no hacer nada por recuperarlo, como ejemplo de la febril y muy precisa actividad urbanística de Ana Botella. Esos contratos que hipotecan las arcas públicas durante décadas y que Ignacio González se empecina en adjudicar en puertas de marcharse. Deudas odiosas que deberían pagar sus firmantes.

¿Qué más tienen que hacerle a esta sociedad para que reaccione y cambie? Se diría que ha perdido la dignidad. Porque hay mermas cuya aceptación envilece. En daños a nuestros semejantes, en derechos, en democracia.

Es la hora de la verdad. De imaginar los municipios como espacios para los ciudadanos y, más adelante, España y sus instituciones trabajando por el bien común y liberados de tanta podredumbre. Visualicemos un país sin tal saturación de mentiras y corrupción. Sin que medios y periodistas sucumban al PP que provee su subsistencia. El regreso de unas televisiones públicas que no manipulen. La vuelta de los defenestrados. De la ilusión por reconstruir lo que no haya quedado definitivamente arruinado. Confío en que uno de esos valores rescatables sea la dignidad.

Yo votaré a personas honestas. Que luchen por la justicia social (a riesgo de que cambien sus risas por evidencias en  la caverna mediática y política). Votaré un cambio evidente. Votaré a quienes intenten lograr ciudades y pueblos para las personas. Muy lejos, por tanto, de Atila, porque a un Atila devastador e inhumano ya lo votaron ampliamente hace cuatro años varios millones de personas. Difícilmente le superaría al caudillo de los hunos, que, en estos tiempos, a caballo y pecho descubierto, no llegaría a tanto como facilita la llave de la caja fuerte y el BOE.

Pueden seguir. Atentos a votos que son avales de continuidad. De insistir en arrasar los bienes y derechos que queden en pie. Será el momento de buscar nuevos horizontes. Pero, hoy, aún es posible todo.

http://www.eldiario.es/autores/rosa_maria_artal/

2 replies »

  1. No entiendo que haya habido tanta gente que haya votado al PP. Nos han hecho mucho daño a todos. En mi caso y supongo que habrá muchos como el mío, he perdido el trabajo después de 32 años ininterrumpidos, Ahora me encuentro con 50 años de edad y lo único que me dan son 22 meses de paro, si no consigo trabajar más, que por desgracia será lo más seguro, tampoco tendré jubilación en el futuro por no haber trabajado dos años dentro de los últimos quince.
    Por si fuera poco, me han echado sin un duro ya que mi empresa se ha acogido a lo de las pérdidas durante los últimos seis meses, cuando en realidad lo que ha hecho ha sido abrir una empresa nueva a donde ha llevado todo el dinero y propiedades (que eran muchas) que tenía la empresa donde estábamos los trabajadores y esto todo GRACIAS A LAS LEYES QUE HA SACADO EL PP.
    Ah! en la empresa nueva han contratado a gente joven ganando un 40% menos que lo que ganábamos nosotros y sin límite de horas (lo de las 8 horas hoy en día es un lujo).
    QUE MAS NOS TIENEN QUE HACER PARA QUE REACCIONEMOS!!!!!!

    Me gusta

    • Buenas noches Laura,

      Es difícil de entender que los trabajadores, después del inmenso daño que ha producido el PP, le sigan votando. La reforma laboral del PP de febrero de 2012 ha sido la canallada más grande que se ha hecho a los trabajadores en democracia. Noviembre está cerca y queda la esperanza de que los nuevos partidos que asuman el poder la deroguen. Eso quiero creer, que el PP no podrá formar gobierno en la próxima legislatura.

      No tienes que preocuparte por la carencia de los dos años respecto a la jubilación si no vuelves a trabajar. En casos como el tuyo, trabajadores que han perdido el trabajo de forma involuntaria y no han podido volver a trabajar se le aplica lo que se denomina la “teoría del parénteis” por la cual los dos años de carencia que se exigen se cuentan desde el momento en que terminas la prestación de desempleo y hacia atrás. En tu caso, te contarán los dos últimos años en los que trabajabas antes de que fueras despedida.

      La lástima es que te quedan muchos años para jubilarte y vas a perder bastante pensión si no vuelves a cotizar. Si tienes posibilidades económicas yo me plantearía, una vez agotado el desempleo, suscribir un convenio con la Seguridad Social para seguir cotizando y acumulando años. Hay que pagar una cuota mensual de un 28.3% de la base que elijas.

      Un afectuoso saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s