Author Archives

almaes

Soy uno de los habitantes que puebla este viejo pero hermoso país al que llamamos España. He recorrido sus pueblos y ciudades, sus valles y montañas, he navegado sus mares y surcado el azul de sus cielos. Y allí donde fuere o estuviere siempre hallé el lado amable de su gente. La de la calle, la que no entiende de vaguedades, sortilegios ni componendas. La que llama al pan, pan y al vino, vino. El pueblo llano, capaz de las mayores gestas y heroicidades. Ahí está la historia para comprobarlo.

Inconformista desde la cuna, me asquea el pasotismo de muchos y el desapego de algunos. Hastiado que el mundo sea como es y no queramos o no sepamos cambiarlo. Un individuo más, integrante de una legión de indignados con nuestra clase política y económica. Los unos, auténticos charlatanes que no dignifican su profesión, sino que la envilecen y denigran. Los otros, barrigas llenas que nos contemplan desde sus torres de cristal y acero, impasibles ante el sufrimiento de un pueblo desolado por la crisis y el desempleo.

Agnóstico pero creyente del hombre bueno. Aprendiz de todo y maestro de nada. Hago lo que puedo y puedo con lo que hago. Vencido y frustrado en mil batallas pero renacido y dispuesto para la siguiente. Y… por si todo esto fuera poco bagaje, soy… sufridorrrrrrrrrrr

Que les den…

Que les den...

Si uno acepta que los que nos mandan digan, año tras año, que el presente, es el último año de la crisis –lo decía Zapatero y lo dice Rajoy- no tiene por qué sorprenderles ni es motivo para que se rasguen las vestiduras, si los que pensamos que no es así; sino que esta crisis va a convivir bastantes años con nuestras vidas y las va a complicar mucho más, lo manifestemos clara y diáfanamente: este año tampoco. Y no por eso, debemos ser tachados de catastrofistas, pesimistas y mucho menos antipatriotas.