Author Archives

almaes

Soy uno de los habitantes que puebla este viejo pero hermoso país al que llamamos España. He recorrido sus pueblos y ciudades, sus valles y montañas, he navegado sus mares y surcado el azul de sus cielos. Y allí donde fuere o estuviere siempre hallé el lado amable de su gente. La de la calle, la que no entiende de vaguedades, sortilegios ni componendas. La que llama al pan, pan y al vino, vino. El pueblo llano, capaz de las mayores gestas y heroicidades. Ahí está la historia para comprobarlo.

Inconformista desde la cuna, me asquea el pasotismo de muchos y el desapego de algunos. Hastiado que el mundo sea como es y no queramos o no sepamos cambiarlo. Un individuo más, integrante de una legión de indignados con nuestra clase política y económica. Los unos, auténticos charlatanes que no dignifican su profesión, sino que la envilecen y denigran. Los otros, barrigas llenas que nos contemplan desde sus torres de cristal y acero, impasibles ante el sufrimiento de un pueblo desolado por la crisis y el desempleo.

Agnóstico pero creyente del hombre bueno. Aprendiz de todo y maestro de nada. Hago lo que puedo y puedo con lo que hago. Vencido y frustrado en mil batallas pero renacido y dispuesto para la siguiente. Y… por si todo esto fuera poco bagaje, soy… sufridorrrrrrrrrrr

Gestha calcula que las grandes empresas defraudan más de 42.700 millones anuales

Las grandes fortunas y grandes empresas evadieron al fisco 42.711 millones de euros en 2010, esto es, un 71,8% del total del fraude en España, lo que además supone triplicar el fraude de pymes y autónomos, según la segunda parte del informe de ‘Lucha Contra el Fraude Fiscal en la Agencia Tributaria’ elaborado por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

Inspectores de Hacienda denuncian un traslado del déficit para 2012

El portavoz de la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda, Francisco de la Torre, considera que la decisión del Gobierno de adelantar los pagos a cuenta de impuestos de las grandes empresas supone un “crédito a tipo cero” para el Tesoro Público, y ha reprochado a la ministra de Hacienda, Elena Salgado, que “traslade” el problema del déficit público a estas compañías.

“Se traslada el problema del déficit público a las grandes empresas”, sentenció De la Torre en declaraciones a Europa Press, quien avisó de que la reforma puede llegar a ser “contraproducente”.

O circula el dinero o no salimos de esta

Que el dinero no llega a las empresas, no ya en la cantidad suficiente para que éstas acometan nuevos proyectos, que tal vez no sea el momento más adecuado, o sí, si el emprendedor con una buena y novedosa idea de negocio contara con la financiación necesaria, sino que además, llevamos años comprobando que ni siquiera llega para esas empresas viables económicamente pero que por falta de circulante no tienen más opción que cerrar. Que esto no es noticia novedosa, lo sabemos, pero no deja de ser una constatación de que el problema persiste y a pesar del tiempo transcurrido nada se ha hecho y nada se hace para remediarlo

Yo soy un friki pues, Señor Ministro

Así que Señor Ministro de Fomento, si a los que nos oponemos a esta medida, usted les llama friki, entonces yo lo soy aunque no lo hubiera advertido. Aunque ya puestos a llamar a las cosas por su nombre, si yo soy un friki, usted es el mayor enemigo de la libertad individual de las personas, al inmiscuirse en asuntos que sólo a nosotros, como individuos libres, nos conciernen. Y si yo quiero gastar, de mi dinero, cincuenta euros semanales en gasolina o gasoil usted no es nadie para prohibírmelo y decirme que en lugar de cincuenta me tengo que gastar cuarenta y cinco. ¿O también querrán recortarme en otro próximo consejo de ministros lo que me gasto en cualquier otro producto de los que somos dependientes del exterior? porque la lista además de interminable es para que ustedes se sonrojaran por la nula gestión en revertir este dato.

23-F – Que treinta años no es nada

Que veinte años no es nada, nos cantaba Carlos Gardel en el inmortal tango “Volver” y Jorge Manrique, en Coplas a la muerte de su padre, nos quiso transmitir muchos siglos antes, que si cien años vivieras, otros cien querrías vivir. La vida es un suspiro, y tan rápido como éste, pasa y viene, tan callando.

Y así, tan callando, han pasado treinta años de aquel 23 de febrero de 1981. El día en el que, un puñado de salvapatrias, convencidos que su destino era superior al del resto de los ciudadanos, entraron en el Congreso de los Diputados al grito de “Quietos todo el mundo”