Author Archives

almaes

Soy uno de los habitantes que puebla este viejo pero hermoso país al que llamamos España. He recorrido sus pueblos y ciudades, sus valles y montañas, he navegado sus mares y surcado el azul de sus cielos. Y allí donde fuere o estuviere siempre hallé el lado amable de su gente. La de la calle, la que no entiende de vaguedades, sortilegios ni componendas. La que llama al pan, pan y al vino, vino. El pueblo llano, capaz de las mayores gestas y heroicidades. Ahí está la historia para comprobarlo.

Inconformista desde la cuna, me asquea el pasotismo de muchos y el desapego de algunos. Hastiado que el mundo sea como es y no queramos o no sepamos cambiarlo. Un individuo más, integrante de una legión de indignados con nuestra clase política y económica. Los unos, auténticos charlatanes que no dignifican su profesión, sino que la envilecen y denigran. Los otros, barrigas llenas que nos contemplan desde sus torres de cristal y acero, impasibles ante el sufrimiento de un pueblo desolado por la crisis y el desempleo.

Agnóstico pero creyente del hombre bueno. Aprendiz de todo y maestro de nada. Hago lo que puedo y puedo con lo que hago. Vencido y frustrado en mil batallas pero renacido y dispuesto para la siguiente. Y… por si todo esto fuera poco bagaje, soy… sufridorrrrrrrrrrr

Andaluces, levantaos

"teresa rodríguez"

Ya sé que nadie escarmienta en cabeza ajena. Y que Grecia ya pasara por donde estamos pasando nosotros no nos servirá. Pero tengámoslo presente: Grecia sucumbió al miedo que los medios le infundieron con bombardeos sistemáticos de escenarios catastróficos (¿nos suena de algo?) para que siguieran votando a los de siempre y no salieran del camino diseñado por el poder.

Independencia judicial y partidismo

"independencia judicial"

La percepción de la judicatura se ha mantenido razonablemente digna, pero siempre desde la constatación de que hay una justicia de ricos/poderosos –absolutamente politizada, una “justicia Botín”- y otra para la gente normal, que goza de un razonable prestigio y –al tiempo- es tratada con verdadero desdén presupuestario por parte de todas las administraciones, independientemente del signo coyuntural que adopte el bipartidismo. La actuación de la policía –pese a los recientes intentos del gobierno actual de acelerar su politización- ha soportado mejor que la justicia la presión política, transmitiendo a la ciudadanía una sensación de que la relación política es más perjudicial para la independencia que la relación funcionarial.

El efecto mariposa podemita

"El efecto mariposa podemita"

Se hace difícil entender que más allá de que uno vote a Podemos, a Vox o a PACMA, haya tanta gente que no solo no se indigne por la contrainformación con la que está siendo bombardeada, sino que encima increpe al vecino que no pasa por el aro. Porque los medios, a nivel político, solo quieren destruir a uno pero las verdaderas víctimas del bombardeo somos todos, votemos a quien votemos.

Las 30 medidas más urgentes del programa de Podemos – Andalucía 2015

"principales medidas podemos"

El programa de Podemos para las elecciones autonómicas de Andalucía, que se celebran el 22 de marzo, está compuesto por 433 propuestas organizadas en torno a cinco bloques temáticos: transparencia y democracia; la economía al servicio de la ciudadanía; el territorio como fuente de riqueza; el bienestar de las personas; y la regeneración social a través de la cultura y la sociedad del conocimiento. De momento, Podemos ha colgado en su web un resumen del programa.

Seguir en la resignación o plantar cara. Tú decides

"Plantar cara"

Estamos hoy en un momento en el que, como en otras ocasiones de la historia, las sociedades han tenido que escoger un camino u otro. O seguir en la resignación o plantar cara. La resignación es un producto que como cualquier droga duerme a la gente, duerme su conciencia. La resignación es hija de ese discurso totalizador cual si fuese una nueva religión; no hay más verdad que la competitividad, no hay más santos ni más poderes que los mercados, la economía tiene que crecer constantemente. No importa que se contaminen las aguas, que se contaminen los ríos, los mares o los aires. Competitividad, crecimiento sostenido y los mercados. Eso es lo único que importa, su poder no puede ser contestado. Y además, nos demuestra la existencia de las propias sociedades, que esto es lo que produce bienestar. Y no importa que las personas de la calle vean que ese bienestar no ha llegado al hijo o la hija, no importa que la mujer madre y esposa tenga que trabajar, aunque no cobre lo mismo que el hombre haciendo la misma tarea, no importa, porque le están diciendo que no hay más bien que la competitividad, lo bien que vamos, lo bien que vivimos, los datos, las cifras. No importa que la gente vea en su entorno hechos que están contradiciendo ese mensaje, porque para que no se vea o, para que sea menos hiriente, hay sucedáneos que nos nublan y no nos dejan ver con claridad.

Extraordinario discurso de Julio Anguita. No te lo pierdas.

Cómo la riqueza ficticia se apropia de la riqueza real

"riqueza ficticia"

¿Qué ha pasado con toda esta riqueza que la élite ha sido capaz de acumular? El sometimiento a las políticas neoliberales de austeridad que han forzado los poderes económicos y políticos, han llevado a la devaluación de activos y a la imposibilidad del pago de las deudas de la clases medias y bajas, especialmente la devaluación de los activos inmobiliarios ha supuesto el paso de propiedades que estaban en manos de ciudadanos de clase media y baja a las manos de los poderosos que en muchos casos han duplicado sus rentas mediante la especulación con dinero ficticio.

Memoria de un país sin memoria

"memoria histórica"

Distintas formas de mirar el agua es una novela sobre la memoria, que es como decir sobre la vida, sobre lo que somos gracias (o por desgracia) a lo que fueron otros, quienes nos precedieron y construyeron (o destruyeron) lo que nosotros hemos heredado. Lo que permanece y lo ya desaparecido (sumergido).

El neoliberalismo salvaje lleva a la ruina al pueblo griego

"neoliberalismo y ruina"

De la noche a la mañana, centenares de miles de trabajadores quedaron a merced de las empresas y experimentaron una brutal reducción salarial que les privaba de poder llevar una vida digna y satisfacer sus necesidades básicas. En este contexto, no puede extrañar que la primera medida adoptada por el Gobierno de Alexis Tsipras haya sido precisamente elevar el salario mínimo a 751 euros mensuales, restableciendo parcialmente el poder adquisitivo de la población trabajadora.