Author Archives

almaes

Soy uno de los habitantes que puebla este viejo pero hermoso país al que llamamos España. He recorrido sus pueblos y ciudades, sus valles y montañas, he navegado sus mares y surcado el azul de sus cielos. Y allí donde fuere o estuviere siempre hallé el lado amable de su gente. La de la calle, la que no entiende de vaguedades, sortilegios ni componendas. La que llama al pan, pan y al vino, vino. El pueblo llano, capaz de las mayores gestas y heroicidades. Ahí está la historia para comprobarlo.

Inconformista desde la cuna, me asquea el pasotismo de muchos y el desapego de algunos. Hastiado que el mundo sea como es y no queramos o no sepamos cambiarlo. Un individuo más, integrante de una legión de indignados con nuestra clase política y económica. Los unos, auténticos charlatanes que no dignifican su profesión, sino que la envilecen y denigran. Los otros, barrigas llenas que nos contemplan desde sus torres de cristal y acero, impasibles ante el sufrimiento de un pueblo desolado por la crisis y el desempleo.

Agnóstico pero creyente del hombre bueno. Aprendiz de todo y maestro de nada. Hago lo que puedo y puedo con lo que hago. Vencido y frustrado en mil batallas pero renacido y dispuesto para la siguiente. Y… por si todo esto fuera poco bagaje, soy… sufridorrrrrrrrrrr

La realidad y el voto

"realidad y voto"

A la ciudadanía se le pinta el caos, la hecatombe, como alternativa a lo que hay, como si la desgracia y la catástrofe no formasen parte ya de la realidad cotidiana. Trabajo siglo XIX a cambio de cama y comida, emigración como salida, cesta de la compra inalcanzable para millones de personas, represión para la disidencia, salud y educación para los pudientes o energía como lujo, son pinceladas de la realidad liberal y neoliberal del PP y del PsoE. ¿Sirve votar? Sí, al menos para aliviar la conciencia propia y no sentir que la complicidad con ellos nos condena.

Carta abierta de Alexis Tsipras a los ciudadanos alemanes

"alexis tsipras"

Con la victoria de SYRIZA, Alemania y, en particular, los trabajadores alemanes, no tienen nada que temer. Nuestra tarea no es crear conflictos con nuestros socios. Ni siquiera para obtener préstamos más grandes, o el equivalente, el derecho a déficits más altos. Por el contrario, nuestro objetivo es lograr la estabilización del país, presupuestos equilibrados, y por supuesto el final de la gran contracción de los más débiles: los contribuyentes griegos, en el contexto de un acuerdo de préstamo pura y simplemente inaplicable.

Debate sobre el estado de Suciedad

"debate sobre el estado"

El festejo es malo. La potencial audiencia sabe de antemano todo cuanto va a ocurrir. Mariano Rajoy, el presidente del gobierno, presumirá de una recuperación económica que solo él y sus selectivos aliados y colaboradores ven. No dirá ni media palabra de las corrupciones que tiznan a su partido y, por si acaso, advertirá que nada puede “poner en peligro” esas saneadas cuentas corrientes del Estado que contempla en sueños.

No es momento de juegos en Europa

"UE"

¿Cómo sabemos que nuestra modesta agenda política, que constituye nuestra línea roja, es correcta? Lo sabemos mirando a los ojos de los hambrientos de las calles de nuestras ciudades o contemplando a nuestra agobiada clase media, o tomando en cuenta los intereses de la gente que trabaja duro en cualquier pueblo o ciudad de Europa dentro de nuestra unión monetaria. Al fin y al cabo, Europa solo recobrará su alma cuando recupere la confianza de la gente poniendo sus intereses en el centro de la escena.

El drama griego y la comedia socialista

"el drama griego"

No están ni van a estar porque los partidos tradicionales, la mayoría de los medios de comunicación, los sindicatos…son de los bancos y los bancos dicen a quién se pone a quién se quita y dicta también qué políticas se hacen. No hay más. Quien quiera seguir engañándose que lo haga, en Grecia está en juego la democracia, la posibilidad de que un pueblo pueda elegir qué tipo de gobierno quiere y qué políticas.

Dos tazas de derecha

"dos tazas de derecha"

Rajoy navega a remolque de los piratas financieros y empresariales que arrastran su nave al puerto ayudado también por los sumisos remeros mediáticos. El canto de sirena de la falsa recuperación ofusca a una parte del electorado que, sumada a los votos del Ibex, la CEOE y los púlpitos, le concede un porcentaje suficiente para superar las turbulencias por él creadas. Pero hay demasiados cayucos a la deriva ocupados por una mayoría de ciudadanos, vilmente arrojados a los tiburones por los suyos, que amenazan el atraque.