Categoría: El Futuro

Me despiden; carta de un médico catalán

"Me despiden"

Esta carta circula por Internet, como en tantas ocasiones, se va pasando de unos a otros. Como no va firmada, desconozco si es real o ficticia, aunque ésto no sea lo importante. Lo realmente importante es el contenido porque refleja una verdad cruda pero real. Es el inicio, después de los recortes de Zapatero, de una innumerable cantidad de recortes sociales que se avecinan. Apretémonos los machos o indignémonos y protestemos. Tenemos la primera oportunidad de hacerlo el próximo 20 de noviembre.

Mujeres y hombres; ciudadanos libres

Es frecuente que, tras un periodo de crisis económica y financiera tan prolongado, surjan movimientos de mujeres y hombres, ciudadanos libres, convencidos de que algo importante debe hacerse para comenzar el cambio tranquilo. Ya no es suficiente para esas mujeres y hombres libres cambiar la orientación de su voto, maldita las ganas que tienen de ir a votar para que nada cambie. Les han engañado tantas veces, que no les basta saber ni les preocupa si en lugar de Zeta gobernará Jota, o lo que es lo mismo intercambiar los collares de los perros, del podenco al galgo y/o viceversa.

Esas mujeres y esos hombres, ciudadanos libres, tienen un objetivo que va más allá de lo que hasta ahora hemos conocido. Desean construir algo nuevo y hermoso. Empezar, si cabe, de cero, e ir levantando sin prisas pero sin pausa un país del que se sientan orgullosos

Electores interactivos y juegos políticos

En 1949, en concreto el 8 de junio de ese año, se publicó la novela política 1984 de George Orwell. Una mordaz acusación contra el totalitarismo. La obra de Orwell exponía el caso de un gobierno que controlaba por completo todos los medios de comunicación, introduciendo los conceptos del omnipresente y vigilante Gran Hermano. Los acertados neologismos de Orwell, como “neolengua”y “doble pensar” empezaron a formar parte del léxico habitual.

El libro fue una poderosa arma de asalto en la lucha contra la censura y contra la manipulación del pensamiento, razón por la cual estuvo prohibido durante décadas en la Unión Soviética.