Categoría: Internacional

El gendarme de Europa

Tras el brutal asalto de las fuerzas antidisturbios marroquíes al campamento saharaui de Gdaim Izik está la sempiterna frase “Spain is diferent”. Y la frase, para lo bueno y para lo malo, está cargada de razones. Una de ellas vuelve a tomar protagonismo estos días recordando que ha sido el único país que abandonó una colonia a su suerte. Los habitantes de la que fue provincia de España hasta 1975, año de la muerte del dictador, no les interesan a casi nadie, no son noticia, no venden. Las noticias sobre la masacre del campamento y la posterior intifada han tenido nula repercusión en la prensa de Estados Unidos y Europa.

El asunto, visto desde España, adquiere una doble cara. Por una parte para la gente que está al tanto del problema y para los distintos medios informativos ha suscitado ánimos de animadversión hacia el país alauita, algo lógico si pensamos que durante años fueron españoles, con DNI incluido, aún hoy, muchos conservan el antiguo documento nacional de identidad, incluso muchos de los represaliados nacieron españoles. Hay otros pueblos que igualmente son perseguidos y represaliados de forma vergonzante y tienen más repercusión mediática, el pueblo saharaui no tiene siquiera ese privilegio.

Un lección para Zapatero

El mensaje que los electores estadounidenses han dado al Presidente Obama ha sido claro; “no abandones los objetivos, cambia las formas de gobernar para conseguirlos”

Gobernar con una crisis como la que nos ocupa no es fácil, es tremendamente complicado. Si además encadenas varias crisis sucesivas que nadie habían anticipado, la frustración te inmoviliza. Ya investido presidente la crisis financiera golpeaba con saña al país. Tuvo que acudir al rescate de entidades de crédito en bancarrota a causa del estallido de las hipotecas basura para evitar una recesión parecida a la de los años treinta, tan en el recuerdo de los estadounidenses. Sus mayores logros; la asistencia sanitaria que al final por la intransigencia de muchos se quedó a medias, las guerras ya en su final, los atrasos en sectores energéticos y la inversión en infraestructuras, tan desatendidas, fueron sus promesas electorales que ha logrado sacar con buena nota. Por el contrario gobernar con una mayoría holgada en ambas cámaras, sin hacer participar a la oposición y el aumento del desempleo han sido las causas de la debacle electoral que ha sufrido.

Muchas semejanzas con la situación española hasta la derrota. A partir de ahí, su primer discurso deja bien a las claras que ha entendido el castigo infringido en las urnas y su compromiso de efectuar los cambios necesarios en sus políticas, para volver a obtener la confianza del electorado, le honra.