Categoría: Reflexiones

Hay que arrimar el hombro

Achacar a José Luís Rodríguez Zapatero todos los males económicos que nos aquejan, además de injusto es una falacia. Cierto es que tenemos un Presidente de Gobierno con escasos conocimientos en la materia e incapaz de dejarse asesorar tan convenientemente como el país necesita. Pero hay más tela que cortar que la referida exclusivamente a él. El debate se plantea exclusivamente en el papel que está jugando este gobierno en la resolución de la crisis y olvidamos aquello que tantas veces hemos oído y hasta habremos reflexionado en más de una ocasión.Me refiero al axioma de, qué hace nuestro gobierno hacia nosotros y qué podemos hacer nosotros hacia él. Y nos pasamos el día lanzándole simulados objetos, toda suerte de improperios y hasta palabras malsonantes en lo que se ha convertido ya en una manifestación social digna de estudio y análisis. Aquí nadie tiene la culpa excepto Zapatero. Y no seré yo quien ahora, en un ataque repentino de arrepentimiento me lance a loar las bondades y las aptitudes del actual inquilino de la Moncloa.

Guerra al tabaco

El día 2 de enero de 2011, si nadie lo remedia, entra en vigor la Ley del tabaco, actualmente en el Senado bajo proposición de Ley. En España, como antes en Irlanda, Reino Unido y Chipre, se declara la guerra de todas las guerras al tabaco y a los fumadores. No estoy en contra de que las Autoridades Sanitarias dispongan las medidas necesarias para acabar con los “espacios con humo que tanto daño producen en el organismo y en las arcas del Tesoro por las enfermedades relacionadas con el tabaquismo” Lo respeto, respeto a los no fumadores y como soy respetuoso quiero que también se respete mi decisión de fumar. Si yo soy tolerante quiero que lo sean también conmigo.

Porque es una gran putada para los fumadores, vaya si lo es. Adiós al cigarrillo entre plato y plato de mi restaurante favorito, adiós al cigarrillo que acompaña al humeante y sabroso café. Adiós al cigarrillo de la sobremesa dónde se debaten los temas de más reciente actualidad. Nos han condenado por apestosos invocando el interés y bienestar general.

Un país impío y acarajotao

– El Papa está en España. Santiago y Barcelona son sus destinos desde donde transmitirá a los fieles su condición de peregrino, de abanderado de una mayor presencia de la religión en la vida pública y crítico ante el exacerbado laicismo que se respira en España y Europa. Ese es su papel y es lógico que lo defienda con vehemencia, en Santiago o en Roma. Pedirle a un viejo cristiano que no condene la homofobia, la desigualdad de la mujer en todos los órdenes, incluida la integración plena de la mujer en la iglesia, que se pase condenando la pederastia todos los días, cuando sabemos que este problema no ha surgido con Benedicto XVI sino que es un problema tan antiguo como la iglesia, es pedirle peras al olmo. Lo que he echado en falta en su discurso tiene que ver con pedirles a los representantes de esa iglesia, del que él es su máximo representante, una mayor auto crítica y respeto ante las decisiones que tomen los representantes de un país aconfesional como el nuestro.

La sociedad del weekend

Pasamos tan deprisa por este mundo que casi nunca reflexionamos sobre lo que significa estar en él. Nuestro paso por él es tan breve que moriremos evocando todos esos momentos que no supimos o quisimos vivirlos más intelectualmente, más espiritualmente y más intensamente. Sólo nos percatamos realmente de lo que significa tener salud cuando nos falta. Al amor y a la amistad, que tanto bien nos hace y tanto apreciamos, le damos su verdadero sentido cuando nos invade la soledad.

Patente de Pérez-Reverte

Qué queréis que os diga. Es el mundo al revés. Los progres lamentando sus exabruptos hacia el ex ministro y los neo liberales aplaudiendo con las orejas. Lo que os cuento, el mundo al revés. Personalmente, siento una gran admiración hacia el escritor y académico, no sólo por esta dualidad profesional, que también, sino sobre todo, por su valentía de denunciar aquello que otros, conscientes de los muchos actos que tendrían que ser reprobados por su pluma o por sus teclas, no hacen. Son los paniaguados y pesebreros del poder político o de los medios. Vamos, como la mayoría de nosotros, resignados cobardes ante un futuro económico y político más que incierto.

Nervios en los socialistas

Ya no es un secreto, porque aunque ellos cierran filas y pretenden que lo sea, sólo consiguen, de alguna manera, que sea un secreto a voces. Los nervios han aflorado entre los barones del PSOE, y aunque en público cierran filas en torno al jefe, en privado, off the record o en camarilla, sueltan los más encendidos reproches a Zapatero, hasta asegurar que por este camino, emprendido por el presidente, el desastre electoral en las elecciones de mayo 2011 primero y en las de 2012 después, puede ser escandaloso. El desgaste viene de hace tiempo pero la puntilla han sido las primarias de Madrid.