Categoría: Sociedad

Vivienda; ¿comprar ahora o esperar?

¿Comprar casa en 2010 o no comprarla? Ésta es la cuestión que se plantean numerosos ciudadanos, que no saben si será más beneficioso acelerar la adquisición con vistas a disfrutar de las ventajas fiscales que se mantendrán hasta inicios de 2011 o esperar al año que viene o venideros, con el ánimo de que los precios bajen de manera sustanciosa. El dilema está sobre la mesa y es difícil dar una respuesta estándar capaz de satisfacer a todos. En principio, conviene conocer los entresijos de la nueva fiscalidad que se aplicará a partir del próximo año, las características de la vivienda deseada, la posibilidad de que baje el precio y hacer cálculos sobre el hipotético descuento en impuestos que se podría conseguir.

La triada del poder

Cuando era niño pensaba y vivía como un niño. Mis escasas preocupaciones consistían en respetar a mis padres, jugar con otros niños, la sesión doble de cine del fin de semana, el colegio y poca cosa más. No tenía desarrollada la asociación de diferentes conceptos que formaran en mi mente una idea elaborada sobre la película del Oeste que acababa de ver. Lo único que mi mente podía discernir entonces era que el protagonista era un super hombre que con su revolver limpiaba la ciudad de forajidos y al que alborozados aplaudíamos a rabiar. No fue hasta más tarde,

Guerra al tabaco

El día 2 de enero de 2011, si nadie lo remedia, entra en vigor la Ley del tabaco, actualmente en el Senado bajo proposición de Ley. En España, como antes en Irlanda, Reino Unido y Chipre, se declara la guerra de todas las guerras al tabaco y a los fumadores. No estoy en contra de que las Autoridades Sanitarias dispongan las medidas necesarias para acabar con los “espacios con humo que tanto daño producen en el organismo y en las arcas del Tesoro por las enfermedades relacionadas con el tabaquismo” Lo respeto, respeto a los no fumadores y como soy respetuoso quiero que también se respete mi decisión de fumar. Si yo soy tolerante quiero que lo sean también conmigo.

Porque es una gran putada para los fumadores, vaya si lo es. Adiós al cigarrillo entre plato y plato de mi restaurante favorito, adiós al cigarrillo que acompaña al humeante y sabroso café. Adiós al cigarrillo de la sobremesa dónde se debaten los temas de más reciente actualidad. Nos han condenado por apestosos invocando el interés y bienestar general.

La sociedad del weekend

Pasamos tan deprisa por este mundo que casi nunca reflexionamos sobre lo que significa estar en él. Nuestro paso por él es tan breve que moriremos evocando todos esos momentos que no supimos o quisimos vivirlos más intelectualmente, más espiritualmente y más intensamente. Sólo nos percatamos realmente de lo que significa tener salud cuando nos falta. Al amor y a la amistad, que tanto bien nos hace y tanto apreciamos, le damos su verdadero sentido cuando nos invade la soledad.

Díaz Ferrán y la ostentación zafia

Quizás debido a que su cargo, como presidente de los patrones españoles (CEOE) esté más contestado que nunca, o tal vez, acuciado por las dificultades por las que están atravesando sus empresas, Gerardo Díaz Ferrán, patrón de patrones, se nos despacha hoy con unas declaraciones más propias del siglo XIX que del presente. Ha afirmado que para salir de la crisis económica los trabajadores deben “trabajar más y, desgraciadamente, ganar menos”. “Es muy duro decirlo, pero es la verdad”

Sospechaba yo desde hace tiempo, que los empresarios, además de producir bienes, servicios y beneficios, se estaban dedicando, últimamente, a suplantar a los actores de teatro, porque al igual que éstos, tienen sus héroes, sus villanos, sus dramas y sus estrellas: éstas cada vez menos numerosas. Y mis sospechas, después de leer las declaraciones del patrón de patrones se han confirmado, solo que a él le ha tocado el papel de villano y estrellado.

Un efecto positivo de la economía sumergida

Con el estallido de la crisis, el problema se ha agudizado. El motivo, la mala coyuntura que atraviesa nuestro país. Es cierto que el pueblo español está adormilado, como inerte, vacío, asqueado de sus políticos, hartos de sus mentiras y de sus dispendios mientras los trabajadores están sufriendo un desempleo tan dramático como injusto, que muchas empresas han cerrado y siguen cerrando otras por carecer de la financiación necesaria. Sin embargo, de todos los efectos negativos que produce la economía sumergida, que son muchos, y sobre los que los diferentes gobiernos no han actuado nunca de una manera firme y decisiva, hay uno positivo, porque positivo es que la gente pueda al menos comer. Si la economía sumergida no hubiera aumentado durante estos tres últimos años, la situación de desorden y caos generalizado entre la población desempleada que no tuviera protección por desempleo, subsidio o cualquier otro tipo de ayuda habría sido de echarse a temblar. Sin olvidar los dramas que viven a diario personas que no son noticia en los medios y que tampoco encuentran refugio en la economía sumergida.