Categoría: Sociedad

El arte del engaño

Por las mentes de nuestros gobernantes fluyen cada día, infinitas variedades de engaños que se encuentran en las ingentes masas de datos, información y conocimiento que poseen.
Desde siempre he mantenido que esa información, la que no compromete a la seguridad del Estado, debería llegar al conocimiento de los ciudadanos, al fin y a la postre, serán ellos los beneficiarios o perjudicados. Como mantengo, así mismo, que la información que un ciudadano debe recibir es una condición sine que non para la democracia. Si nos hablan de la crisis económica, por ejemplo, parecería lógico que nos informaran, desde el principio, de los datos reales por escalofriantes que fueran. Ellos, los gobernantes, deben pensar que somos idiotas, que si conociéramos todos los datos, toda la información, todo el conocimiento, la gente saldría a la calle en tropel para correrles a garrotazos.

Necesitamos gurús políticos

Que un país, España, lleve casi quince años huérfano de líderes políticos, independientemente de su ideología, nos ha de hacer reflexionar en su causa, y entender la poca o nula valoración que tienen hoy los políticos, reflejadas en las distintas encuestas que se vienen realizando desde hace bastante tiempo. Los políticos, de hoy en día, han pasado, de ser considerados como los encargados de la resolución de los problemas de una comunidad, a ser un problema más.

No os arriendo las ganancias

Adivino que una gran parte de mis lectores son jóvenes; tranquilos, no tengo ningún programa dónde quede reflejada vuestra edad, tiro de estadística que dice que la mayor parte de los lectores de blogs son jóvenes con edades comprendidas entre los dieciocho y los treinta y cinco años, y se me ocurre dedicaros este post escrito con mis reflexiones, con todo el cariño, pero además con una profunda amargura que me entristece y me apena.

Dentro de unos años, algunos de vosotros ocuparéis cargos de responsabilidad, sois la generación que nos reemplazará

El común de los sentidos

Tener una buena dosis de sentido común no está en contradicción con la manera de gobernar de los políticos, ni con la capacidad de los empresarios para dirigir cualquier negocio, ni con la representación que se le supone, deberían tener unos líderes sindicales. El sentido común es un compendio de prudencia, lógica y valor útil. Y no nos engañemos, hemos llegado a esta situación por carecer de él.

Ante una crisis tan preocupante por sus cifras y un desempleo tan alarmante por su número no valen excusas partidistas, ni beneficios o dividendos ni organizaciones sindicales buscando la sombra del poder. Todo eso se aparca, se deja a un lado y se busca la aproximación usando el sentido común.

Crash y Reforma Laboral

Hoy en día, todos sabemos que no está el horno para bollos, que pintan bastos, o si lo preferís, dejándose de palabrería, que la cosa no va bien, y la cosa es España y más en concreto su economía. Digo que todos lo sabemos porque a estas alturas quién no lo sabe es que está podrido; de dinero, de incultura o de pasotismo.

Si lo estás de dinero, enhorabuena, siempre claro que lo hayas conseguido en buena lid y no a base de pelotazos, corruptelas, mangoneos o picaresca ibérica

Mobbing y Bossing

Recientes informes elaborados por el Instituto de Estudios Laborales de ESADE, afirman que el mobbing afecta al 3% de la población activa, una cifra que ronda las 500.000 personas. Otros trabajos anteriores hablan de más de un millón y medio de españoles que padecen hostigamiento laboral. Sea una cifra u otra estamos ante un problema que va en aumento y que según varios analistas pudiera ser el desencadenante del 20% de los suicidios que ocurren en nuestro país.

El mobbing o acoso moral en el trabajo se define como la situación en la que una persona, o en ocasiones un grupo de ellas, ejerce una violencia psicológica extrema de forma sistemática y recurrente, al menos durante 6 meses, sobre otra persona o personas, en el lugar de trabajo y con la finalidad de: