Categoría: Uncategorized

Aves de RaPPiña

"aves de rappiña"

“En las cumbres más altas sólo pueden vivir las aves de rapiña y los reptiles” espetó uno de los accionistas de Bankia al presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, y a la decena de consejeros que soportaron la rabia, las quejas y hasta las lágrimas de los estafados.

¿Qué es el cambio? Artículo de Pablo Iglesias en El País

"plan renove"

Decía Olof Palme que los derechos de la democracia no pueden estar reservados a un grupo selecto de la sociedad, sino que corresponden a todas las personas. La reflexión de aquel socialdemócrata sueco que caminaba sin escolta adquiere en nuestros días una notable radicalidad, ya que señala, con enorme precisión, la diferencia entre el cambio político y el mero recambio, algo que se puede aplicar a las alternativas a los partidos tradicionales en España.

Seguir en la resignación o plantar cara. Tú decides

"Plantar cara"

Estamos hoy en un momento en el que, como en otras ocasiones de la historia, las sociedades han tenido que escoger un camino u otro. O seguir en la resignación o plantar cara. La resignación es un producto que como cualquier droga duerme a la gente, duerme su conciencia. La resignación es hija de ese discurso totalizador cual si fuese una nueva religión; no hay más verdad que la competitividad, no hay más santos ni más poderes que los mercados, la economía tiene que crecer constantemente. No importa que se contaminen las aguas, que se contaminen los ríos, los mares o los aires. Competitividad, crecimiento sostenido y los mercados. Eso es lo único que importa, su poder no puede ser contestado. Y además, nos demuestra la existencia de las propias sociedades, que esto es lo que produce bienestar. Y no importa que las personas de la calle vean que ese bienestar no ha llegado al hijo o la hija, no importa que la mujer madre y esposa tenga que trabajar, aunque no cobre lo mismo que el hombre haciendo la misma tarea, no importa, porque le están diciendo que no hay más bien que la competitividad, lo bien que vamos, lo bien que vivimos, los datos, las cifras. No importa que la gente vea en su entorno hechos que están contradiciendo ese mensaje, porque para que no se vea o, para que sea menos hiriente, hay sucedáneos que nos nublan y no nos dejan ver con claridad.

Extraordinario discurso de Julio Anguita. No te lo pierdas.

Cómo la riqueza ficticia se apropia de la riqueza real

"riqueza ficticia"

¿Qué ha pasado con toda esta riqueza que la élite ha sido capaz de acumular? El sometimiento a las políticas neoliberales de austeridad que han forzado los poderes económicos y políticos, han llevado a la devaluación de activos y a la imposibilidad del pago de las deudas de la clases medias y bajas, especialmente la devaluación de los activos inmobiliarios ha supuesto el paso de propiedades que estaban en manos de ciudadanos de clase media y baja a las manos de los poderosos que en muchos casos han duplicado sus rentas mediante la especulación con dinero ficticio.

Memoria de un país sin memoria

"memoria histórica"

Distintas formas de mirar el agua es una novela sobre la memoria, que es como decir sobre la vida, sobre lo que somos gracias (o por desgracia) a lo que fueron otros, quienes nos precedieron y construyeron (o destruyeron) lo que nosotros hemos heredado. Lo que permanece y lo ya desaparecido (sumergido).

El neoliberalismo salvaje lleva a la ruina al pueblo griego

"neoliberalismo y ruina"

De la noche a la mañana, centenares de miles de trabajadores quedaron a merced de las empresas y experimentaron una brutal reducción salarial que les privaba de poder llevar una vida digna y satisfacer sus necesidades básicas. En este contexto, no puede extrañar que la primera medida adoptada por el Gobierno de Alexis Tsipras haya sido precisamente elevar el salario mínimo a 751 euros mensuales, restableciendo parcialmente el poder adquisitivo de la población trabajadora.

El drama griego y la comedia socialista

"el drama griego"

No están ni van a estar porque los partidos tradicionales, la mayoría de los medios de comunicación, los sindicatos…son de los bancos y los bancos dicen a quién se pone a quién se quita y dicta también qué políticas se hacen. No hay más. Quien quiera seguir engañándose que lo haga, en Grecia está en juego la democracia, la posibilidad de que un pueblo pueda elegir qué tipo de gobierno quiere y qué políticas.