Lehman Brothers – La mayor bancarrota de la historia

El cuarto banco de inversión de los Estados Unidos, se declaró en quiebra el 15 de septiembre de 2008, tras ciento cincuenta y ocho años. Lo que no pudieron conseguir varias guerras y la gran depresión, lo consiguieron las hipotecas basura. La deuda del banco Lehman Brothers ascendía a 613.000 millones de dólares, y sus activos, formado en gran parte por las hipotecas basura, sumaban 639.000 millones de dólares.

¿Por qué el Gobierno de los EEUU no acudió al rescate de este banco tal como hizo con otras Entidades de Crédito? Resulta paradógico, pero fue, ni más ni menos, porque la caída de este gigante no ponía en peligro al resto del Sistema Financiero en aquel país. Sí acudieron al rescate de otros gigantes fechas después por considerar que su caída haría tambalear todo el sistema. Fannie Mae, Freddie Mac, American International Group (AIG) y Bear Stearns si fueron rescatadas por el Departamento del Tesoro de los EEUU. Habían gestionado peor que Lehman Brothers ¿curioso verdad?

Con la caída del Banco de inversión Lehman Brothers comenzó el Crash de 2008,  con la consiguiente crisis que nos acompañará al menos una década hasta que las aguas, que ahora bajan turbulentas, vuelvan al menos a apaciguarse en parte, que no a estabilizarse a los niveles anteriores a 2008.

Es de tal magnitud esta crisis que sólo es comparable a la acaecida en 1929, año de la Gran Depresión. Las posteriores crisis cíclicas a 1929 no tienen comparación posible con la crisis de 2008. Dos años después seguimos instalados en ella, seguimos notando las devastadoras secuelas que afectan a los mercados mundiales, a la economía real principalmente, con una incidencia especial en nuestro país a causa del desempleo producido y que desgraciadamente seguirá creciendo hasta finales de  2012, pudiendo llegar al 30%.

Hemos salido de la recesión, nos dicen, porque llevamos dos trimestres consecutivos creciendo por encima de 0, en concreto el segundo trimestre el 0.20%.

¿Cómo y quienes determinan esto?

Un número de economistas prestigiosos determinaron, un buen día,  que si un país que está en recesión crece dos trimestres consecutivos sale de la recesión. Esta conclusión la escribieron en un papel y todos los gobiernos del mundo la han adoptado como si fuera el Santo Grial. No seré yo quién contradiga a esos prestigiosos economistas, pero lo que parece bastante claro es que no sirve por igual para todos los países. Un país puede estar en recesión, crecer dos trimestres consecutivos y generar empleo de inmediato. No es el caso de España, no nos basta crecer el 0.20, el 0.50 o el 1%, para que España empiece a recuperar empleo debemos crecer por encima del 2%. y eso, queridos lectores, va para largo.

De momento el año tan revuelto que llevábamos, susto tras susto, parece haberse calmado, pero para ello ha sido necesario que los Bancos Centrales hayan acordado insuflar cuánto dinero sea necesario para que las Entidades de Crédito puedan sanear en parte sus activos y no desmoronarse tal como le sucedió al gigantesco banco Lehman Brothers, también ha tenido efecto en los mercados la pantomima creada en torno a los stress test. Fuegos de artificio, la bola de nieve no deja de crecer y seremos engullidos por ella. Los Estados Unidos, después de una contenida recuperación ya se preparan para el siguiente tsunami de la crisis.

Muy pocos predijeron la crisis. Todo empezó con una drástica bajada del precio del dinero, que supuso una masiva inyección de liquidez en la economía y una relajación del crédito.
Éstas son las causas de una catástrofe gestada entre bancos, inversores, tomadores de hipotecas, bancos centrales, aseguradoras y fondos.

Recuerdo una conversación, hace más de tres años, en la que alguien preguntaba ¿dónde puedo colocar mejor mi dinero? Compra, comprate un piso, el valor de los inmuebles nunca bajará, al contrario le sacarás más rendimiento que si colocas el dinero a plazo fijo o contratas un fondo de inversión, le dijeron. Desconozco si compró o no, si lo hizo tardará más de veinte años en recuperar la inversión, y al cabo de esos años no habrá obtenido ningún beneficio, más bien, habrá perdido.

Hoy se ha conocido que la deuda española, es decir lo que deben la Administración Central, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos roza ya los 600.000 millones de euros, que traducido significa que de toda la riqueza que produce nuestro país (PIB), un 56,7%  la debemos.

¿Veis ahora un poco más claro que esto no se arregla en dos años?

Buenas noches y feliz día

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s