Guerra al tabaco

El día 2 de enero de 2011, si nadie lo remedia, entra en vigor la Ley del tabaco, actualmente en el Senado bajo proposición de Ley. En España, como antes en Irlanda, Reino Unido y Chipre, se declara la guerra de todas las guerras al tabaco y a los fumadores. No estoy en contra de que las Autoridades Sanitarias dispongan las medidas necesarias para acabar con los “espacios con humo que tanto daño producen en el organismo y en las arcas del Tesoro por las enfermedades relacionadas con el tabaquismo” Lo respeto, respeto a los no fumadores y como soy respetuoso quiero que también se respete mi decisión de fumar. Si yo soy tolerante quiero que lo sean también conmigo.

Porque es una gran putada para los fumadores, vaya si lo es. Adiós al cigarrillo entre plato y plato de mi restaurante favorito, adiós al cigarrillo que acompaña al humeante y sabroso café. Adiós al cigarrillo de la sobremesa dónde se debaten los temas de más reciente actualidad. Nos han condenado por apestosos invocando el interés y bienestar general. Hay que aceptarlo, aunque  ese acatamiento a la Ley conlleve mi más enérgica protesta e indignación. Pero mientras llega el día anunciado, permítirme, cigarrillo en mano, que critique esta Ley por inoportuna, ruinosa para muchos, y cabreante para muchos más.

Empecé a fumar a los dieciséis años, ha llovido desde entonces. Los amigos, el cine, la televisión, la publicidad me incitaron a cometer semejante pecado del que hoy me quieren redimir unos políticos hipócritas que legislan en nombre del interés general para la mayoría, pero que olvida y condena a los apestosos del tabaco que llenan parte de las arcas del Tesoro con “su vicio nauseabundo” Digo yo que prohibir es fácil y productivo si la Ley además va acompañada de importantes sanciones para los que osen transgredirla. Os habéis detenido un momento a pensar cuánto nos han prohibido desde hace unos años. Si existiera partido político o cualquier tipo de organización cuyo objetivo primordial fuera el de Prohibido Prohibir, me afiliaría. Una vez afiliado les propondría cambiar el nombre por el de Prohibido Prohibir Nada (PPN) ya que Prohibido Prohibir (PP) no quedaría bien. Entiendo que entendéis que estoy refiriéndome a prohibir algo que ha estado permitido, no intento afiliarme a ningún partido u organización que de rienda suelta a los más bajos instintos del ser humano y el mundo se convierta en una orgía permanente dónde todo valga con tal de satisfacer los deseos y perversidades más ocultas.

Este gobierno, además de mentiroso, transgresor de derechos adquiridos, pusilánime, consentidor, derrochador, irresponsable, inepto, y cualquier otro adjetivo peyorativo similar, tiene el don de la inoportunidad. Con un país prácticamente en bancarrota, con el 20% de la población activa en el desempleo, con una de las mayores deudas externas del mundo, con una industria que ha desaparecido del mapa, si exceptuamos, aunque esté tocada, a la industria turística, la única que tira del carro dónde todos estamos subidos, se le ocurre presentar esta Ley para que el único motor que nos queda, pase de tocado a definitivamente hundido.

Digo yo que, podrían esperarse unos años a que escampe, a que la economía se recupere, haya menos desempleo, recuperemos parte de nuestra industria perdida, seamos más felices, tengamos las empresas y particulares más medios económicos y entonces sí, entonces hagan la Ley, pero no tal como está, no tan rigurosa, que haya un resquicio por pequeño que sea para que pueda seguir visitando mi restaurante favorito, fumar entre plato y plato, saborear el humeante y delicioso café acompañado de un cigarrillo y hacer la típica sobremesa sobre asuntos de actualidad en lugar de acordarnos de la madre de todos nuestros gobernantes mientras fumamos soportando a la intemperie, frío, calor, nieve o lluvia. Porque se puede y se debe tener un mínimo de tolerancia con los fumadores y no hundir a la industria turística al mismo tiempo.

La Federación Española de Hostelería (FEHR) ha advertido hoy que la prohibición total de fumar en los establecimientos de hostelería hará perder un 10% de la facturación y de los puestos de trabajo, lo que supondría la “ruina” del sector y un descenso del 0,7% del PIB español.

Para José María Rubio, presidente de la Federación Española de Hostelería la prohibición total de fumar causará perjuicios en el sector porque el tabaco está “muy vinculado” al consumo de restauración, ya que bares y restaurantes son puntos de encuentro social.

Con el lema “No a la prohibición total. Contra el tabaquismo, por el turismo y la hostelería”, los hosteleros repartirán más de 200.000 carteles, en los que se propone la existencia de áreas cerradas en las que se pueda fumar, en las que no puedan entrar los trabajadores del local, ni los menores de edad.

Ya digo, si la Ley se aprueba tal como está redactada, habrá que acatarla y esperar a ver que será lo próximo que se les ocurra para joder la marrana.

Buenas noches y feliz día

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s