Etiqueta: Reflexiones

Que les den…

Que les den...

Si uno acepta que los que nos mandan digan, año tras año, que el presente, es el último año de la crisis –lo decía Zapatero y lo dice Rajoy- no tiene por qué sorprenderles ni es motivo para que se rasguen las vestiduras, si los que pensamos que no es así; sino que esta crisis va a convivir bastantes años con nuestras vidas y las va a complicar mucho más, lo manifestemos clara y diáfanamente: este año tampoco. Y no por eso, debemos ser tachados de catastrofistas, pesimistas y mucho menos antipatriotas.

¿No nos queda otra?

Bipartidismo

El sistema democrático -entre comillas- tiene una bomba, y la bomba es el voto en blanco. Un cambio democrático puede nacer del uso consciente, muy consciente, del voto en blanco. Eso sería darle un susto, un susto tremendo al sistema electoral. A mi me gustaría que la ciudadanía le diera un susto muy fuerte a la clase política con el voto en blanco. Así se tenga el 80 por ciento de abstención, el sistema seguirá funcionando, pero qué ocurriría, ¿qué haría un gobierno si se encuentra con un 80 por ciento de votos en blanco? (José de Saramago)

Económicamente imperfectos

Es curioso y pervertido conocer el motivo por el que un gran número de personas escriben la palabra ricos en el buscador de Google. Sólo una palabra, ricos. ¿Qué buscarán? ¿Buscarán acaso la posibilidad de sentir envidia, de aprender cómo llegar a serlo, o simplemente de ciscarse en su santa madre? Me encanta esta palabra, ciscar, ciscarse, te cagas en alguien y es como si no lo hicieses. Suena hasta fino, culto. ¿Dónde vas? Voy a ciscar, y quizás sólo te enteras tú pero te quedas igual de a gusto que si le hubieras dicho “Voy a cagar”

Miedos, hay muchos miedos

"miedo"

Esto no pinta bien, lo siento. Me gustaría, que al escribir estas líneas, las mismas transmitieran positividad y no negatividad. Entusiasmo y no abatimiento. Confianza y no inseguridad. Esperanza y no incertidumbre. Pero es lo que hay, y no se puede esconder ni disfrazar que en la ciudadanía están empezando a aparecer los miedos. Y aún más, la situación ha pasado de preocupar mucho a generar frustración, impotencia y un cabreo monumental. Y francamente, si esto sigue por los derroteros actuales, es decir, que día a día pasamos de una noticia mala a otra peor, conscientes ya que la que vendrá mañana no será mala ni peor sino pésima, y que además, no se atisbe signo positivo se mire por donde se mire, no me sorprendería que el día menos pensado la toma de la Bastilla sea un simulacro comparado con lo que puede suceder aquí.

Cómo China dominará el mundo

"China"

Algunos conocidos volvieron de China impresionados. Un producto del que Brasil fabrica un millón de unidades, China en una sola fábrica produce 40 millones.
La calidad es equivalente y la velocidad de distribución impresionante. Los chinos colocan cualquier producto en el mercado en cuestión de semanas, a precios que son una fracción de los brasileños.

23-F – Que treinta años no es nada

Que veinte años no es nada, nos cantaba Carlos Gardel en el inmortal tango “Volver” y Jorge Manrique, en Coplas a la muerte de su padre, nos quiso transmitir muchos siglos antes, que si cien años vivieras, otros cien querrías vivir. La vida es un suspiro, y tan rápido como éste, pasa y viene, tan callando.

Y así, tan callando, han pasado treinta años de aquel 23 de febrero de 1981. El día en el que, un puñado de salvapatrias, convencidos que su destino era superior al del resto de los ciudadanos, entraron en el Congreso de los Diputados al grito de “Quietos todo el mundo”